¿Cómo evitar fugas de agua por tuberías congeladas?

Un reclamo común durante las épocas invernales en las compañías de seguro está relacionado a los daños ocasionados en el aire acondicionado por una tubería de agua congelada, que estalla y causa estragos en los suelos y paredes de los hoteles o centros comerciales. El sistema hidráulico de un inmueble es bastante vulnerable durante las estaciones más frías, y los cambios de temperatura, por lo que vale la pena tomar medidas especiales para prevenir y evitar fugas de agua por tuberías congeladas. Sigue estos consejos simples para prevenir estos desastres que pueden causarte pérdidas económicas y daños de infraestructura.

¿Por qué se rompen las tuberías congeladas?

Es muy simple: cuando el agua se congela, se expande. Si alguna vez has puesto un recipiente de vidrio con agua en el congelador y lo has olvidado por varias horas, es probable que lo hayas encontrado roto o agrietado; de hecho, esto puede pasar hasta con plástico rígido. Lo mismo ocurre en las tuberías, sobre todo, cuando los materiales no son flexibles y puedan permitir la expansión, porque se aumenta la presión.

De hecho, la mayoría de las roturas no ocurren en la parte que se congela sino en el espacio entre el grifo y la zona congelada. La rotura de una tubería por congelación no es un asunto trivial, pues una obstrucción de hielo causa un montón de presión de agua que se acumula y que al estallar liberará cientos de litros de agua que causarán daños a todos tus bienes y a la estructura de tu inmueble.

Por otra parte, las tuberías tienen puntos más vulnerables como las uniones y juntas. Si hay alguna unión después de la zona congelado, lo más probable es que haya una rotura allí porque cederá al exceso de presión. Es por esta razón que las tuberías más antiguas, como las metálicas e incluso aquellas de PVC sean más vulnerables.

Una forma sencilla de prevenir estos desastres es utilizar tuberías que soporten mayor presión y que tengan uniones más seguras, como Tuboplus hidráulico; que utiliza la termofusión para crear uniones a nivel molecular y crear una sola pieza. Además, Tuboplus al estar hecho de polímero random con una composición exclusiva, es ligero, durable y resiste presiones elevadas.

Tuboplus

¿Cómo evitar las tuberías congeladas?

– Aísla las tuberías de tu inmueble, sobre todo en zonas vulnerables como el techo o sótanos, pues allí es donde suelen estar las rendijas por las que se cuela el aire. Presta atención también a las vigas del piso, entrepiso y otras.

– Envuelve las llaves y tubería expuesta del exterior con algún aislante.

– Sella las grietas de los cimientos, para evitar que aire helado del exterior se meta en ese espacio.

– De ser posible, instala tubos anticongelantes en el exterior. Este tipo de grifos cuentan con un tallo largo, que va hacia la sección cálida de la casa.

– Cierra bien las ventanas de los cuartos, para evitar corrientes de frío.

– Si hay espacios sin calefacción, como garajes, mantén puertas y ventanas bien cerradas.

– Si hay tubería expuesta en el exterior o cercanas a las paredes exteriores, busca aislarlas con espuma o fibra de vidrio.

– Mantén la calefacción encendida, aún en el mínimo.

– Aplica cinta térmica en las tuberías mas vulnerables. Nunca sobrepongas la cinta térmica, coloca una sola capa, en espiral.

– Si hay heladas, deja gotear el agua de los grifos, mejor si es fría. Algo tan simple puede prevenir un desastre.

– Cierra la llave de paso y desocupa el sistema del agua residual.

– Recuerda que la mejor forma de prevenir estos problemas es instalar las tuberías adecuadas, con las uniones más sólidas, mejor aislamiento y mayor resistencia a la presión. Tuboplus es la solución.

¿Qué hacer si se congelan las tuberías?

Aún cuando tomes las precauciones adecuadas o si hay una helada repentina y te toma de sorpresa, es posible que sufras con alguna tubería congelada. Dependiendo de la zona donde se haya producido, puedes encargarte tu mismo de solucionar el problema, aunque en otras instancias tendrás que contactar a profesionales.

– El primer paso, sobre todo si vuelves de vacaciones, es abrir cada uno de los grifos, tanto caliente como fría. Si apenas hay un goteo o de plano no sale nada, de seguro hay una sección congelada. Una vez hayas localizado esto, deja el grifo abierto y usa una secadora de cabello para calentar la tubería.

– Llama al plomero si no logras quitar el atasco de hielo.

– Evita golpear las tuberías para descubrir la sección congelada. Es más efectivo tocarlas e incluso usar un termómetro de distancia o infra rojo.

– Jamás utilices un electrodoméstico si tienes las tuberías congeladas. Puedes estropearse e incluso, pasarte electricidad.

– No uses fuego (llamas, antorchas, encendedores, etc) en las tuberías para acelerar su descongelamiento. Puedes llegar a quemar tu casa, así que mejor un secador o llama al plomero.

– Cuando comiences a descongelar, presta atención a posibles fugas.

– Las tuberías de materiales como PVC sufren daños si se exponen a temperaturas superiores a los 60°C, así que no uses pistolas de aire caliente u otras fuentes de calor directo, pues podrías debilitarlas y romperlas.

– Si el problema está en los desagües, entonces puedes usar sal para acelerar el proceso de descongelamiento. Vierte una cucharadita de sal en el desagüe y dale tiempo para que actúe.

– Evita verter agua hirviendo en desagües o tuberías congeladas, aún cuando te parezca lo más lógico y rápido para deshacer el hielo. El cambio abrupto de temperatura puede hacer que la tubería se reviente.

Comentarios