Cómo prevenir una fuga de agua en tinaco

En México el acceso al constante suministro de agua potable cada vez enfrenta más retos. Aunque la mayor parte de las viviendas está conectada a la red de tuberías, los cortes al suministro son constantes o el agua no siempre tiene la mejor calidad. Desde esta perspectiva, no es de extrañar cuando se afirma que casi nadie en Ciudad de México tiene agua todos los días, por lo que los tinacos son parte común del paisaje. Esta situación subraya la importancia de la prevención de fugas en sistemas como los tinacos, que son esenciales para el almacenamiento de agua.

Fugas de agua: un gran problema

Las fugas de agua representan un problema significativo en términos de conservación de recursos y eficiencia. En México, la escasez de agua se ha vuelto cada vez más crítica, hay una disminución del acceso diario al agua desde 2006 y la falta de inversión pública en infraestructura hídrica. Por otra parte, se estima que un 40% del agua potable de la CDMX se pierde en fugas, además de aquella tomada en conexiones ilegales.

Para el año 2021 se incrementó en un 71% la cantidad de fugas atendidas, respecto al año anterior y esto sólo en la CDMX. Se estima que en la capital se pierden hasta 12.500 litros por segundo. Las cifras compiladas son alarmantes, pues se incrementan de forma exponencial cada año. Basta con revisar la Plataforma de Transparencia para descubrir las cientos de solicitudes relacionadas con las fugas de agua.

La raíz del problema puede resumirse como falta de coordinación y presupuesto para ocuparse del asunto del agua, sumado al crecimiento de la población y al desarrollo de viviendas sin planeación. Mientras se llega a alguna solución efectiva por parte de las instituciones gubernamentales, no queda otro remedio que ocuparse a nivel ciudadano del problema, encontrando alternativas seguras para el almacenamiento de agua.

Tinacos, solución ante una necesidad

Los tinacos son depósitos de almacenamiento de agua comúnmente utilizados en casas y edificios. Funcionan como reservorios para asegurar un suministro constante de agua. Son especialmente importantes en áreas donde el suministro de agua es irregular o insuficiente, pues son la única forma de garantizar un suministro constante, seguro y adecuado del recurso.

Si tenemos en cuenta la problemática del agua y la sequía inherente al país, resulta una necesidad de primer orden tener uno de estos depósitos en cualquier inmueble donde se ocupe el agua. Sin embargo, la incorrecta instalación, así como la falta de mantenimiento regular y limpieza de los mismos, puede llegar a comprometer el suministro de agua.

Así como es común contar con un tinaco en el hogar, se hace imprescindible aprender a conservarlo en perfecto estado, incluso desde el momento previo a su instalación. Pero primero, vamos a echar un vistazo a las principales causas de fuga de un tinaco.

También te interesa:  ¿Qué es mejor, una cisterna o un tinaco?

Causas de Fugas en los Tinacos

Las fugas en los tinacos pueden ser causadas por varios factores, incluyendo:

  –  Desgaste Material: Los tinacos pueden sufrir de desgaste con el tiempo, especialmente si están expuestos a condiciones ambientales extremas. Esto es particularmente cierto con materiales como el metal, que tienden a corroerse o con tinacos elaborados con materiales que no son aptos para almacenar el agua.

–  Instalación Inadecuada: Una instalación incorrecta puede provocar puntos débiles donde pueden ocurrir fugas. El simple hecho de poner un tinaco sobre una base que no sea adecuada, que tenga algún desnivel o dejarlo caer puede causar que el tinaco se agriete.

– Daños Mecánicos: Impactos o presiones anormales pueden dañar la estructura del tinaco. Colocarlo en un lugar inadecuado, poner cosas pesadas sobre él, entre otras pueden causar daños en la superficie.

– Corrosión o Deterioro: Los tinacos de ciertos materiales pueden corroerse o deteriorarse, especialmente si no se realizan mantenimientos regulares o si se instalan en el exterior y no están hechos para soportar las inclemencias del clima.

¿Cómo prevenir fugas en tinacos?

Para prevenir fugas en tinacos, se recomienda:

  • Inspecciones Regulares: Revisar periódicamente el tinaco en busca de grietas, corrosión o daños. Presta atención a las conexiones. No esperes a que ocurra una fuga. Revisa al menos 1 vez al mes la integridad del tinaco.
  • Mantenimiento Adecuado: Realizar mantenimientos regulares y reparar cualquier daño menor antes de que se convierta en un problema mayor. El lavado de tinaco también te ayudará a detectar fugas de agua o roturas. Limpia siguiendo las instrucciones o contrata el servicio de plomerísimo para hacerlo.
  • Protección contra Factores Ambientales: En caso de que el tinaco no esté hecho para exteriores, ubica el tinaco en un lugar donde esté menos expuesto a condiciones extremas. Sólo tinacos de calidad como los Rotoplas están hechos para resistir los rayos UV y los cambios de temperatura.
  • Instalación Profesional: Aseguráte de que la instalación del tinaco sea realizada por profesionales. De una buena instalación depende la vida útil del tinaco. No vale la pena invertir en un buen tinaco para arruinarlo con conexiones mal hechas.
  • Uso de Materiales de Alta Calidad: Es necesario hacer una buena inversión cuando se trata de tinacos. Prefiere aquellos fabricados con materiales duraderos y resistentes a la corrosión, respaldado por marcas como Rotoplas, quienes se encargan de crear soluciones y herramientas con los mejores materiales y diseños.

La prevención de fugas de agua en tinacos es crucial para conservar el agua, un recurso cada vez más escaso y valioso. Implementar estrategias efectivas para su mantenimiento y cuidado no solo ayuda a conservar el agua, sino que también asegura un suministro constante y confiable para tus necesidades diarias.

Comentarios

Escribe un comentario