¿Cuánto tiempo se puede almacenar agua potable y cómo hacerlo correctamente?

¿Necesitas almacenar grandes cantidades de agua y no sabes cómo hacerlo? A continuación te decimos cuánto tiempo se puede almacenar agua, cuáles son los mejores recipientes de almacenamiento y por qué el Tinaco Rotoplas te ayuda a mantener el agua por mucho más tiempo.

¿Por qué se puede contaminar el agua dentro de un contenedor?

Muchas personas almacenan agua para emergencias como huracanes y cortes de energía sobre todo en las zonas rurales. Sin embargo, el agua almacenada puede contaminarse por diferentes causas ya sea por agentes internos o externos. Una clave para que el agua almacenada dure más tiempo y no se contamine está relacionada con el recipiente en el que se almacena el agua.

Los recipientes para almacenar agua deben ser diseñados para ese fin. De esa manera conservarán las propiedades del producto almacenado. Además deben tener capas protectoras que eviten la reproducción de bacterias y filtros que eliminen todo tipo de agentes contaminantes. El diseño debe ser hermético, y contar con una tapa segura.

Almacenar el agua en un tinaco Rotoplas ayudará a mantener el agua por más tiempo

El agua debe almacenarse antes de que ocurra un desastre, como un huracán, un sismo o un incendio en recipientes de plástico aptos para alimentos, completamente desinfectados y con tapas que cierren herméticamente.

Si vas a comprar un recipiente para almacenar agua, asegúrate de que esté etiquetado como apto para almacenar alimentos. Un ejemplo es el Tinaco Rotoplas.

Si estás tratando de almacenar agua de manera segura, una excelente manera de hacerlo es en los Tinacos Rotoplas. En ellos el agua dura por más tiempo. Pues sus capas protectoras y filtros han sido diseñados para evitar la reproducción y el paso de agentes contaminantes.

El Tinaco Garantía de por vida, que se consigue en capacidades desde 450 litros a 2500 litros es diseñado en material fabricado con pelbd (polietileno lineal de baja densidad) de color beige por fuera y blanco por dentro. Su vida útil es superior y el agua en su interior no se contamina gracias a su tapa con sistema click.

Tinaco Rotoplas

Los tinacos con tapa hermética de Rotoplas evitan la contaminación del agua. Son más seguros para almacenar agua que los estanques abiertos porque los mosquitos no pueden vivir en tanques cerrados. Elegir tanques de almacenamiento de agua cerrados también reduce la pérdida de agua por evaporación.

Se puede perder mucha agua por fugas, evaporación y filtraciones. Para ahorrar agua, repara o reemplaza las tuberías rotas o con fugas y los tanques agrietados tan pronto como se encuentren las fugas. Las fugas también son un signo de posible contaminación, porque los gérmenes y la suciedad entran por las grietas de los tanques y tuberías. El Tinaco Rotoplas gracias a sus materiales cuentan con una vida útil que supera los 50 años.

Otra ventaja. Un accesorio de tinaco, para mantener el agua limpia por más tiempo, es el Filtro de sedimentos Estándar. Diseñado para retener partículas que pueden estar presentes en el agua, brinda agua más libre y limpia. Además incluye un filtro de Tecnología Hydro-Net®:

Finalmente, no es tan difícil limpiar y mantener un tanque de almacenamiento de agua de plástico. Con un conjunto completo de herramientas y un fácil acceso a la unidad, solo necesitas llegar a cada parte del interior para fregar y enjuagar. Sin embargo, el Tinaco Rotoplas es de bajo mantenimiento.

También te interesa: Instalación de tinaco paso a paso

Para realizar el mantenimiento del tinaco:

Drena completamente la unidad.

Esto es muy fácil de hacer cuando estás limpiando un tanque pequeño. Pero si estás trabajando con una unidad grande, asegúrate de que esté drenando en un lugar que pueda manejar un gran volumen de agua. Para deshacerte del exceso de líquido que no drena por completo, puedes usar una bomba.

Friega las paredes interiores.

Tienes que eliminar toda la suciedad acumulada y las algas dentro del tanque. Si la suciedad es demasiado, puedes usar un abrasivo suave, como bicarbonato de sodio, que puede ayudar a descomponer los desechos. Luego, enjuaga el agua sucia que se haya acumulado durante el proceso de fregado.

Desinfectar con solución de lejía.

Usa guantes desechables y protección para los ojos para este paso. Prepara una cucharada de lejía por galón de agua y frota la solución en las paredes interiores. Asegúrate de que puedes alcanzar todas las superficies del tanque. Si no es posible, usa un trapeador de piso con mango ajustable.

Deja reposar la solución.

Espera al menos dos horas. Este es el tiempo suficiente para eliminar cualquier bacteria persistente o contaminante microbiano dentro del tinaco.

Enjuaga el tanque de nuevo.

Esta vez, tienes que ser lo más minucioso posible. Es un paso crucial, especialmente si estás utilizando un tanque de plástico como recipiente de agua potable. Si ves alguna cualidad jabonosa o burbujas, eso significa que no has enjuagado lo suficiente. Debería ser suficiente una vez que el agua salga limpia. Por tu seguridad, evita realizar este paso en cualquier lugar cercano a donde pueda estar enterrado el sistema séptico.

Recuerda siempre utilizar el agua sobrante y nunca desperdiciarla. Se puede aprovechar en labores de limpieza o para descargar los inodoros.

Comentarios

Escribe un comentario