La importancia de contar con tubería contra incendios: Protegiendo vidas y bienes en caso de emergencia

En la industria, el comercio y en oficinas es obligatorio el contar con sistemas contra incendios. Ya sea que se trate de extintores ubicados en diferentes zonas, mangueras contra incendios o tubería contra incendio con hidrantes de techo, estos sistemas deben cumplir con determinada normativa en cuanto a su instalación y mantenimiento. La principal función de estos sistemas es la de detectar, alarmar, controlar, mitigar y minimizar las consecuencias producidas por el fuego. Rotoplas cuenta con una línea especializada en Tuboplus Contraincendios cuyos componentes cumplen con normativas internacionales.

Tipos de tubería contra incendio y sus usos

Los sistemas contra incendios tienen diferentes elementos en su composición. Entre ellos se debe contar con una cisterna de almacenamiento de agua y bombas automáticas exclusivas para el sistema contra incendios, detectores de fuego, alarmas que emitan sonido y luz, tubería contra incendios, aspersores e hidrantes además de extintores colocados de manera visible y accesible.

Algo fundamental en estos sistemas es la tubería contra incendio. Como los tubos se deben colocar en un estado estático, la normativa es muy estricta. Sus principales características son que debe resistir la presión del agua en su interior, ser resistente a la corrosión y debe resistir las altas temperaturas. Hay cinco tipos diferentes de tubos aceptados para diseñar una tubería contra incendio.

El primer tipo es la tubería de hierro fundido de suministro de agua dúctil. Esta tubería es moldeada en una máquina de hierro dúctil centrífuga que la trabaja en fundición centrífuga. Está elaborada en hierro fundido de fundición del número 18 o superior con agente nodularizante. También puede especificarse como tubería de bola o tubería de hierro dúctil.

Uno de los materiales más usados en tuberías es el cobre. También se puede utilizar para la tubería contra incendio. La que se utiliza es la que se conoce como tubería de cubre rojo. SE caracteriza por ser una tubería hecha con un metal no ferroso, sin costura prensada y que es estirada. La gran ventaja de las tuberías de  cobre es que son fuertes y resistentes a la corrosión.

El tubo de aleación es una tubería de acero con mayor cantidad de cromo lo que la hace tener un mayor rendimiento que el de la tubería de acero sin costura ordinaria. Gracias a esta aleación esta tubería es más resistente a bajas y altas temperaturas y a la corrosión. Es por eso que suelen utilizarse como tubería contra incendio.

Otro tipo de tubería contra incendio es la tubería mixta o compuesta por dos o más materiales. La base de estos tubos es metálica y se complementa con materiales plásticos como el polietileno de alta densidad o polietileno reticulado por dentro y por fuera. Por su composición tiene la características de tuberías metálicas y no metálicas.

El último tipo de tubería para incendio que es permitido por la normativa es la tubería de plástico. Este tipo de tubo ha extendido su uso últimamente debido a su mejor rendimiento. Además de que su instalación es mucho más sencilla y con menor repercusión en el medio ambiente. Entre los compuestos más usados en esta tubería es el polipropileno.

Normativa tubería contra incendios

En cuanto a la instalación de la tubería contra incendio la normativa hace hincapié en la protección de dicho sistema, su ubicación y buen funcionamiento, el cual deberá contar con un mantenimiento constante así como que debe ser probado cada determinado tiempo para comprobar su funcionamiento. Tanto el mantenimiento como las inspecciones periódicas de la tubería contra incendios deben ser hechas por personal certificado y deben de realizarse como máximo cada 5 años, pero lo ideal es hacerlo una vez al año.

También te interesa: Conoce lo nuevo de Tuboplus: la tubería verde de PPR para agua más famosa de México

Características tubería Rotoplas contra incendio

El sistema de Tuboplus Contraincendios de Rotoplas además de cumplir con toda la normativa vigente es económico y eficiente. Es muy ligero por lo que su colocación es rápida, además de que no tiene uniones mecánicas y es resistente a la corrosión. Está diseñado en polipropileno multicapa de última generación lo que hace que la tubería contra incendio tenga menos impacto ambiental.

Cuenta con tres capas. La exterior es una capa en color rojo con bandas blancas resistente a los rayos uv. Está adherida con antioxidantes lo que minimiza su degradación por la exposición a la luz solar. La ventaja de su coloración es que no necesita pintarse, pues por normativa, la tubería contra incendio debe ser visible y tener este color.

Tiene una capa intermedia en color gris elaborada en microfibras anti-dilatación. Esto permite que las piezas de la tubería contra incendio tengan una pared con un espesor menor, haciéndolas más ligeras y facilitando su colocación. Además, esta capa garantiza una alta resistencia mecánica a la presión y la fatiga.

Al interior está revestido con una capa en color blanco con un aditivo que es resistente a la desinfección, es anti incrustaciones y anti microbiano. Según estudios realizados, cuentan con una protección del 100% a la legionella, bacteria que suele vivir en aguas estancadas y debido a que la tubería contra incendio solo se usa en casos de emergencia o para su mantenimiento, esto es algo fundamental.

Es importante que la tubería contra incendio, así como todos los sistemas que tengamos en nuestro hogar, negocio o lugar de trabajo funcionen correctamente. En ese sentido es vital que tanto las inspecciones del equipo contra incendio, así como su periódico mantenimiento se realice conforme a lo establecido en la norma. De esto no solo depende el que se pueda asegurar nuestro patrimonio en caso de un siniestro, sino que también salva vidas.

Comentarios

Escribe un comentario