¿Por qué limpiar tu Tinaco Rotoplas de manera regular?

¿Por qué limpiar tu Tinaco Rotoplas de manera regular?

Ya tienes instalado un Tinaco Rotoplas en tu casa o negocio, ahora quieres saber, ¿qué pasos siguen para continuar asegurando que tendrás siempre agua limpia al abrir la llave?

De acuerdo a la Secretaria de Salud y a la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitario), los lugares donde se almacena el agua se deben de lavar con frecuencia. Dependiendo de su frecuencia de uso y de los materiales con los que están hechos, los tinacos se recomiendan lavar alrededor de 3 veces al año. Existen tinacos cuyos materiales permiten la proliferación de algunas bacterias, así como la filtración de tierra, material que viene desde las tuberías, plantas y otras partículas. Por esta razón, estos contenedores deben de lavarse con aún más frecuencia.

Agua limpia

Si tú tienes un Tinaco Rotoplas puedes confiar en que el material con el que está fabricado es de la mejor calidad, por lo tanto puedes contratar un servicio de limpieza solamente, cada seis meses y será suficiente para mantener la calidad del mismo. Esto se debe a que el Tinaco Rotoplas cuenta con un Filtro Hydro-Net® el cual se encarga de retener tierra y sedimentos, dejando el agua limpia y transparente. Este filtro hace que reduzcas la necesidad de lavar el tinaco de manera frecuente ya que las partículas que entran son menos gracias a que la mayoría quedan detenidas por este filtro. Además cuenta con una exclusiva Capa Antibacterial con tecnología Expel® que inhibe la reproducción de bacterias por lo que no correrás el riesgo de contraer alguna enfermedad derivada de la presencia de bacterias en el agua que te bebes.

¿Por qué es importante limpiar tu tinaco?

Limpiar los contenedores de agua es una cuestión de higiene y de prevención de enfermedades. Con el uso frecuente, los tinacos pueden recolectar y almacenar partículas que sean arrastradas por el agua hasta el mismo, estas partículas pueden desprenderse de las tuberías o pueden filtrarse desde el exterior hasta el interior de las mismas. Si dejas por mucho tiempo tu tinaco sin limpiar, te darás cuenta de que el fondo comienza a cambiar de color tornándose gris o café, y en ocasiones más graves, incluso puede agarrar una tonalidad verdosa, sobre todo en las paredes.

Al vaciarlo y sacar toda el agua, podrás notar que este fondo queda sucio, se siente resbaloso y cuenta con la presencia de tierra. En zonas donde el agua se considera más dura o está más contaminada, podrás incluso notar la presencia de minerales que forman una especie de sal e incluso, pequeñas piedras. Estos son los sedimentos que de no retirarse, pueden llegar a bloquear tus tuberías o incluso, pueden llegar hasta el agua que te tomas, dejándote un mal sabor.

La necesidad de limpiar los tinacos se da primero por una cuestión de salubridad. Estas partículas pueden poner en riesgo tu salud y la de tu familia, ya que al tomarla, podrías adquirir alguna enfermedad, como por ejemplo, cólera, fiebre tifoidea y diarrea, entre otras.

Agua de la llave

Por otro lado, la presencia de lodo, escombros o piedras pueden dañar seriamente el tinaco y las tuberías. Estas partículas pueden tapar los accesos y evitar que el agua fluya, además si el tamaño del bloqueo crece, puede incluso romper o fisurar los tubos creando alguna fuga de agua. Otro de los problemas que se puede presentar es que al abrir la llave del lavabo, el agua salga sucia o de color café, lo que da una apariencia desagradable que además puede venir acompañada de un mal olor. Además, las salidas de los grifos, así como los cabezales de las regaderas, se pueden tapar debido a los mismos sedimentos y las sales minerales, haciendo que el agua no salga de manera uniforme.

Debido a que el agua permanece mucho tiempo en el tinaco, y sobre todo cuando este recibe la luz directa del sol, también se pueden formar pequeñas algas e incluso se puede dar la presencia de hongos que formen moho. Estas algas son inofensivas para la salud de los seres humanos, sin embargo algunos pedacitos pueden desprenderse y llegar hasta la salida del agua, haciendo que esta tenga una apariencia verdosa y un sabor amargo.

¿Cómo saber que ya es momento de limpiar mi tinaco?

Una prueba para verificar que aún no es momento de limpiar tu tinaco es asomarte y verificar que puedas ver con claridad el fondo de tu Tinaco Rotoplas. Si empiezas a tener dificultad o el agua no se ve enteramente cristalina, será momento de poner en marcha el sistema de limpieza de Tinacos.

Otro buen consejo es llevar la cuenta del tiempo que pasa entre una limpieza y otra, por lo que puedes anotar en un calendario cuándo fue la última vez que lavaste el tinaco y así sabrás cuándo es momento de hacerlo de nuevo. De igual manera, muchas personas prefieren agendarlo para que dos meses del año lleven a cabo esta tarea, por lo que ellas ya saben que ciertos meses, por ejemplo, enero y junio, tienen que agendar su limpieza de tinaco.

Una vez que tienes en mente una fecha para limpiar tu tinaco, la realidad es que el proceso puede resultar bastante sencillo y nada tedioso. Rotoplas ahora cuenta con un servicio que puedes contratar para que tú no tengas que preocuparte por nada y que recibas un servicio de limpieza con la mejor atención. Así, solamente tendrás que agendarlo y un especialista se presentará en tu casa para lavar tu Tinaco Rotoplas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.