Cómo ahorrar agua ¡5 tips!

Existen muchas pequeñas acciones que se pueden llevar a cabo y que fácilmente ayudarán a que este recurso se aproveche de mejor manera. En esta ocasión nos concentramos en acciones de cómo ahorrar agua enfocadas totalmente al hogar, esto con el fin de que desde tu casa comiences con el ejemplo. Y lo mejor es que todos estos tips los puede llevar a cabo toda la familia, sólo es cuestión de poner un poco de empeño.

Te retamos que los pongas en práctica estos consejos y veas como se reduce la cantidad a pagar en tu recibo por el servicio de agua, además de que harás una aportación positiva al planeta. Aquí algunos tips.

Saca provecho de la lluvia

Cada día es más común que en cientos de comunidades el agua escasee y se pongan en marcha acciones como la instalación de un sistema de captación de agua de lluvia. Y es que ésta es una de las más desaprovechadas ya que si se utilizara de la manera correcta, se podría ahorrar muchísimo en diferentes actividades que se realizan a diario como limpieza de diferentes tipos de superficies y hasta para el riego de las plantas y otros frutos.

Una muy buena opción es la instalación de un Sistema de Captación de Agua Pluvial como los de Rotoplas que te permiten captar una cierta cantidad de agua y purificarla gracias a sus filtros integrados. Esta es una

inversión que bien vale la pena hacer, si te decides te darás cuenta que es de gran ayuda y te permitirá almacenar desde 5 y hasta 10 mil litros de agua según tus necesidades.

Riega las plantas en horas clave

Cuando hace mucho calor es normal que el pavimento, la tierra y cualquier superficie en general se calienten demasiado, de ahí que regar las plantas en un momento donde los rayos del sol se concentran, como entre las 13 y las 16 horas (momentos más calurosos del día) resulta un desperdicio porque se consumirá mucha más agua que en el caso de hacerlo en la noche, por ejemplo.

Lo más recomendable es que riegues tus plantas temprano por la mañana o por la noche, eso sí, siempre con cubeta y dejando el uso de la manguera. Es una de las acciones para ahorrar agua que te puede ayudar en sobremanera a ser eficiente con el consumo de este líquido vital.

Duchas cortas y cepillada de dientes con un vaso de agua

Aunque éste debe de ser uno de los procedimientos más comunes para ahorrar agua, no está de más que se mencione. Toma duchas cortas, trata de ser más cuidadoso en cada una de las acciones que realizas mientras te bañas, como cerrar la llave mientras te enjabonas, te rasuras o incluso cuando pones el champú en tu cabello, posteriormente enjuágate sólo para retirar el jabón que tienes en el cuerpo, no se trata de que caiga y caiga agua sin control.

Otra de las acciones que pueden realizarse en el baño y están enfocadas al ahorro de agua es el cepillado de los dientes. Hay mucha gente que tiene la mala costumbre de lavar sus dientes con el grifo del agua abierto desperdiciando una gran cantidad de esta. Lo más responsable que puedes hacer es tomar un vaso, llenarlo y sólo con ese vaso enjuagar tu boca cuando hayas terminado de cepillarlos.

Remoja los trastes antes de lavarlos

¿Te ha pasado que cuando estás lavando los trastes (sobre todo en el caso de las ollas y cacerolas) te tardas muchísimo porque estás tallándolos debajo del grifo del agua? Generalmente la grasa es difícil de despegar de un sartén pero aunque no lo creas, una de las formas para ahorrar agua con este tipo de acciones es remojar los trastes. Si no urge puedes ponerle un poco de agua, dejarlo toda la noche y al día siguiente verás que es mucho más sencillo retirarle los restos que hayan quedado.

Una cubeta en la ducha nunca vendrá mal

Cuando abres el grifo de la ducha, seguramente dejas pasar algunos segundos o incluso hasta minutos para comenzar a bañarte, esto sobre todo si estás esperando que el agua caliente comience a caer ¿Sabías que en esos «pequeños espacios» se pierden litros y litros de agua limpia que bien podrás aprovechar para otra cosa? De ahí que lo más recomendable dentro de las acciones de cómo ahorrar agua es que coloques una cubeta de un tamaño lo suficientemente grande como para que puedas captar esa agua.

Una vez que la tengas la puedes utilizar para un sinfín de actividades: desde lavar tu patio, tu auto, regar las plantas o incluso para remojar ropa. Los usos pueden ser variados y estamos seguros de que siempre encontrarás el más adecuado.

Ahorrar agua es muy sencillo y hay infinidad de opciones, pon en práctica algunas de las mencionadas y cuida este recurso que se está escaseando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *