Tecnologías Avanzadas en el Tratamiento de Aguas Residuales: Innovación y Eficiencia

El aumento de población en las últimas décadas ha dejado muchas preocupaciones. Una de ellas ha sido el tratamiento adecuado de aguas residuales, sobre todo por la industrialización. Hay muchos desafíos para enfrentar esta crisis, pero sobre todo se hace énfasis en garantizar el suministro de agua potable y prevenir su contaminación.

Desafíos específicos que enfrentan las industrias en el tratamiento de sus aguas residuales

Según un artículo de Forbes, la mala planeación y diseño, así como los altos costos, son las principales causas del deficiente tratamiento de agua. Esto se refleja en el bajo 47.5% de aguas residuales recolectadas que recibe tratamiento, y se cree que es aún más bajo el porcentaje de plantas que cumple con las normas de calidad.

Por otro lado, los desafíos que se enfrentan en las diferentes industrias se deben principalmente a los contaminantes que se utilizan. Según información del Seminario Universitario de Sociedad Medio Ambiente e Instituciones (SUSMAI) de la UNAM, las aguas residuales contienen desde antibióticos—aumentando la resistencia a bacterias—, hasta metales pesados y residuos de aseo personal y doméstico, entre muchos otros.

Estos contaminantes hacen que sea muy difícil tratar aguas residuales, pero al mismo tiempo que no se tratan, contaminan cuerpos de agua completos provocando enfermedades como cólera, poliomielitis, hepatitis, o diarreas.

Riesgos de un tubo de pvc para agua

El tratamiento adecuado de las aguas residuales es esencial para garantizar la seguridad del suministro de agua potable y prevenir la contaminación del agua

El tratamiento de aguas residuales implica la eliminación de contaminantes y la desinfección del agua antes de su liberación en el medio ambiente o su retorno al suministro de agua potable.

Esto incluye procesos como la eliminación de sólidos suspendidos, la descomposición de materia orgánica y la destrucción de patógenos. Un tratamiento eficiente es esencial para garantizar que el agua potable sea segura y que los cuerpos de agua naturales no se vean perjudicados por la contaminación.

Es importante aprender de procesos adecuados que logran tener un impacto ambiental positivo, no solo en la zona, sino todas las localidades que son beneficiadas por un agua tratada de forma adecuada, incluyendo los beneficios alternos como la generación de electricidad y calor.

También te puede interesar: Conoce la alternativa a la falta de drenaje en las comunidades rurales

Biodigestor Rotoplas: Innovación y eficiencia para el tratamiento de aguas residuales

El Biodigestor Autolimpiable Rotoplas es un sistema patentado que recolecta, trata y almacena temporalmente las aguas residuales de hogares u otros edificios sin conexión al servicio de drenaje municipal, de manera segura y efectiva.. Lo que lo hace verdaderamente innovador es su capacidad para funcionar de manera eficiente en entornos domésticos que de otra manera carecerían de opciones adecuadas de tratamiento de aguas residuales.

Este biodigestor puede instalarse en viviendas que no tienen acceso a la red de alcantarillado, lo que amplía significativamente su aplicabilidad. Su innovación radica en su capacidad para realizar un tratamiento primario de las aguas residuales de manera efectiva complementado de un proceso anaerobio. Este proceso descompone la materia orgánica de las aguas residuales y reduce la carga de contaminante antes de su liberación al medio ambiente.

¿Qué lo hace eficiente?

  • Su forma cilíndrica y su base cónica facilitan la separación y sedimentación de los componentes del agua residual, mejorando así la eficiencia del sistema, en comparación con las fosas sépticas convencionales.
  •  
  • El proceso anaerobio permite una descomposición efectiva de la materia orgánica en las aguas residuales, lo que reduce la carga de contaminantes antes de su descarga. Esta eficiencia es superior a la de una fosa séptica convencional.
  • La capacidad autolimpiable del sistema garantiza un mantenimiento sencillo y económico, , ya que al abrir una llave se extraen los lodos residuales de manera rápida y sencilla sin necesidad de realizar desazolves costosos y periódicos. Esto ahorra tiempo y dinero a los usuarios y reduce el impacto ambiental del mantenimiento. También garantiza una larga vida útil al Biodigestor y seguridad para las familias en el largo plazo.
  • Es amigable con el entorno, e higiénico, construido de una sola pieza para evitar fugas, olores y agrietamientos. Su diseño ligero y fuerte ofrece una alta resistencia a impactos y corrosión, lo que aumenta su durabilidad y reduce la necesidad de reemplazo.

Normativa con la que cumple

El Biodigestor Autolimpiable Rotoplas está certificado y cumple con la NOM-006-CONAGUA-1997 “Fosas sépticas prefabricadas—especificaciones y métodos de prueba”. Esta normativa establece estándares y requisitos estrictos para asegurar la eficacia y la seguridad de los sistemas de tratamiento de aguas residuales.

El cumplimiento con esta normativa garantiza que el biodigestor Rotoplas cumple con los estándares de calidad y rendimiento necesarios para garantizar la protección del medio ambiente y la salud pública. Los usuarios pueden confiar en que este sistema está diseñado y construido de acuerdo con las mejores prácticas y las regulaciones vigentes.

El tratamiento adecuado de las aguas residuales es esencial para proteger el medio ambiente y la salud pública. El biodigestor Rotoplas es una innovación destacada en este campo, que ofrece eficiencia y cumplimiento normativo, al tiempo que aborda desafíos específicos al permitir el tratamiento de aguas residuales en viviendas sin acceso a redes de drenaje público. Con su capacidad autolimpiable y su proceso anaerobio, este biodigestor representa una solución eficiente y sostenible para el tratamiento de aguas residuales en diversas aplicaciones.

Comentarios

Escribe un comentario