¿Qué se debe de considerar al tener un almacenamiento de agua de emergencia?

El acceso al agua potable es uno de los temas más apremiantes del siglo XXI. Aunque el agua cubre casi las tres cuartas partes del planeta, solo una pequeña porción es dulce y está disponible para el consumo humano. Disponer de agua para emergencia, cuando el agua es escasa es fundamental. Conoce cómo almacenar agua, tips y qué soluciones son las más resistentes y seguras.

¿Por qué almacenar agua?

La escasez de agua es cada vez más problemática. Dado que el agua cubre aproximadamente el 70 por ciento del planeta, es fácil caer en la trampa de pensar que siempre estará disponible. Además, la mayor parte del agua dulce del mundo no está disponible, ya que se almacena en glaciares, casquetes polares, nieve y en las profundidades subterráneas.

Como resultado, según la Organización Mundial de la Salud, dice que más de mil millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a agua dulce y casi tres mil millones experimentan escasez de agua al menos un mes al año.

Por otro lado, los desastres naturales como terremotos, incendios, huracanes y tornados también pueden generar escasez de agua en una localidad.

En resumen, a medida que crece la población mundial, la demanda de agua dulce aumenta exponencialmente. Los efectos del cambio climático, las decisiones sobre el uso de la tierra y el impacto del uso industrial del agua también exacerbarán la escasez de agua prevista. Por ende, es mejor prevenirse, almacenando cierta cantidad de agua, sobre todo en lugares donde existe una mayor vulnerabilidad.

¿Cuánta agua se debe almacenar?

La demanda de agua potable con más frecuencia, supera los suministros disponibles. Esto lleva a que se realicen cortes del suministro en algunas zonas. Además, es posible que no haya agua potable limpia disponible después de algún desastre natural. Por lo que prepararse para almacenar agua con anticipación es esencial para la salud y seguridad de tu familia.

Las agencias gubernamentales como la Administración Federal para el Manejo de Emergencias y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos recomiendan almacenar agua durante tres días a dos semanas a razón de 30 litros por persona que habita en el hogar.

Recuerda que las personas enfermas, las madres lactantes y los niños pueden necesitar agua adicional. Además no olvides que en épocas más cálidas puede ser necesario duplicar estas cantidades de agua.

Qué se debe considerar para almacenar agua

•Envases aptos para consumo alimentario. Las personas que almacenan agua siempre deben usar recipientes de almacenamiento aptos para uso alimentario, de modo que el agua que están ahorrando no se contamine con otras sustancias.

•Que tenga una tapa o sello hermético. Esto evitará que agentes externos entren al contenedor y el agua se contamine. Asegúrate de que tenga una tapa que pueda cerrarse de manera segura y que sea duradero y que no esté hecho de un material frágil.

•No reutilizar envases. No se recomienda volver a usar ningún recipiente utilizado anteriormente para el almacenamiento de productos químicos tóxicos como insecticidas, pinturas o lejía.

•Desinfectar y purificar. El agua embotellada para beber debe desinfectarse y purificarse antes de almacenarla o utilizarla. Asegúrate de contar con purificadores de agua que estén certificados y que realmente atiendan las necesidades de tu hogar.

También te puede interesar: ¿Cómo prevenirse ante un corte de agua?

Tanques de almacenamiento de agua: una de las claves

El plástico es el método más popular para almacenar agua debido sobre todo, a su resistencia y costo. Pero no todos los plásticos son ideales para almacenar agua. Pues hay algunos que, con el tiempo, pueden llegar a filtrar sustancias químicas en el agua y modificar la calidad del agua, por ejemplo, las botellas o garrafones.

El HDPE o polietileno de alta densidad es un termoplástico ampliamente utilizado en la fabricación de tanques fabricados especialmente para el almacenamiento de agua, pues posee numerosas propiedades muy ventajosas como rigidez y excelente resistencia química.

Además el HDPE cumple con los estándares sanitarios de la FDA. Es seguro para el contacto con los alimentos y fácil de limpiar.

¿Cómo elegir un tanque de almacenamiento de agua?

-Tamaño. El factor principal que determina qué tanques de almacenamiento de agua son aceptables para su uso es el tamaño del tanque de almacenamiento..

-Revestimiento. El siguiente factor son las propiedades locales del agua y los métodos que se deben usar para evitar la corrosión del tanque, ya sea un revestimiento en el tanque mismo o un revestimiento interno.

-Sistema de almacenamiento. Por último, el tipo de sistema de almacenamiento de agua y si utiliza alimentación por bomba o alimentación por gravedad también debe tenerse en cuenta al elegir el tanque adecuado.

-Diseño. Como hay varios diseños de tanques de almacenamiento de agua disponibles, el diseño elegido y sus características específicas deben cumplir algunos de los requisitos mencionados respecto a tamaño y revestimiento.

-Tecnología. El tanque de almacenamiento de agua debe adaptarse al sistema y al mismo tiempo proporcionar agua potable segura, de tal manera que el tanque también esté protegido contra la corrosión y las reacciones químicas que pueden ocurrir debido a los minerales y otros elementos en el agua local.

Tanques Verticales Rotoplas

Los Tanques de agua Rotoplas cuentan con 25 mil litros de capacidad. Debido a su tecnología y prestaciones son una excelente opción para almacenar agua en casos de emergencia. Se consiguen en color neutro y negro y llevan protección UV.  Son  fabricados con polietileno de alta densidad, y son súper resistentes.

Tanque de almacenamiento Rotoplas Blanco

Los tanques verticales son perfectos para almacenar agua, sustancias químicas densas y corrosivas. Algunas de sus ventajas son triple reforzamiento: Estándar, 20% y 40%. Además son ligeros, se instalan fácilmente y son fáciles de transportar.

Comentarios

Escribe un comentario