Importancia de tomar medidas en contra de las crisis del agua

Durante las últimas dos décadas, la crisis del agua en México ha experimentado diferentes momentos. Por ejemplo, si bien ha existido un aumento significativo a nivel nacional en el acceso al suministro de agua corriente y al saneamiento; mejorado tanto en áreas urbanas como rurales, aún se enfrentan grandes retos en cuanto a escasez y contaminación del agua. A continuación conoce cuáles son los desafíos ante la crisis del agua en el país y qué productos ofrece Rotoplas para hacer frente a esa situación.

Datos claves

El agua es un recurso natural indispensable para el ser humano, sin embargo, su vitalidad y sus múltiples usos han provocado una crisis de escasez que avanza año tras año y que aumenta la probabilidad de que distintas naciones del mundo enfrenten el llamado Día Cero.

Los desafíos en México respecto a la crisis del agua incluyen la escasez de ese recurso en ciertas partes del país, calidad inadecuada del agua potable y problemas en el tratamiento de aguas residuales. Además de poca eficiencia técnica y comercial de la mayoría de los servicios públicos, afirman estudios realizados por el Banco Mundial.

De acuerdo con el Monitor de Sequía de México (MSM), existen cinco zonas del país donde se ha acentuado el estrés hídrico, que corresponden a lugares donde se ubican las mayores ciudades o zonas de producción de alimentos.

Sequías en México

Entre las zonas más afectadas por la escasez de agua en México se encuentran el noroeste del país, incluidos los estados de Sonora y Sinaloa, el Río Bravo en la parte correspondiente a Nuevo León, la cuenca del Lerma, Santiago y Pacífico en Jalisco, el Valle de México y la Región del Balsas.

Por otro lado, según cifras de la Comisión Nacional del Agua y el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), en 2021, el 83,92 % del territorio nacional enfrentó alguna situación de sequía. Regiones como Sonora, Chihuahua, Coahuila fueron los estados más castigados.

Este artículo también te puede interesar: Sequías y desabasto de agua en el país: una problemática que resolver

Estrés hidráulico y contaminación del agua

México, por su parte, se ha caracterizado a lo largo del tiempo por ser uno de los países con mayor estrés hidráulico. En 2019, datos del Instituto de Recursos Mundiales (WRI) indicaron que México era el segundo país con mayor estrés hídrico en América Latina, sólo detrás de Chile.

En abril de 2021, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) informó que las tres cuartas partes del territorio sufrían falta de lluvias, mientras que la mitad del país ya enfrentaba una situación de extrema sequía, pues algunas de las represas más importantes estaban por debajo de 25 % de su capacidad total.

Estrés hídrico

En Nuevo León, al norte del país, la crisis del agua es aún más evidente. El consumo urbano de los habitantes proviene de tres grandes represas de la región. Dos de ellas están muy por debajo de su capacidad. Actualmente, las autoridades han restringido el uso del agua. La situación es grave. En algunas zonas de la ciudad la gente no tiene acceso a este recurso y la situación se profundiza aún más debido a las altas temperaturas que, en verano, superan los 38 Cº.

Otro desafío que tiene México es la falta de acceso al agua. Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explican que existe una alta desigualdad en el acceso a este recurso natural en el país, lo que se ha asociado principalmente a factores geográficos, falta de infraestructura hídrica, baja aplicación de tecnologías innovadoras y la falta de modernización de las políticas públicas, reglamentos y prácticas.

En la Ciudad de México; 386.000 personas carecen de acceso al agua potable y 1 millón no tienen acceso a saneamiento mejorado.

México tampoco escapa al problema de la contaminación del agua. Cuenta con un sistema de tuberías envejecido, lo que también puede causar un suministro de agua inadecuado. De hecho, estudios han demostrado que alrededor del 35% del agua se pierde debido a una mala distribución, mientras que las tuberías defectuosas conducen a la contaminación.

Por otro lado, los niños son vulnerables al arsénico y al fluoruro que contaminan el agua potable. Las regulaciones de México, según estudios de la UNAM, permiten µg/L de arsénico en el agua potable, sin embargo los niveles superan considerablemente, la sugerencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de un máximo de 10 µg/L. Esto plantea una situación desesperada, pues, alrededor de 6,5 millones de niños beben esta agua peligrosa, lo que los pone en riesgo de sufrir graves consecuencias para la salud, incluido el cáncer.

Dos alternativas de Rotoplas que pueden ayudar a combatir la crisis del agua

Biodigestor Rotoplas

El Biodigestor Autolimpiable Rotoplas es una solución ecológica y eficiente para el tratamiento de aguas residuales. Este novedoso sistema para el saneamiento, es el aliado perfecto en viviendas que no disponen de servicio de drenaje en red.

¿Cómo funciona?  Al sistema ingresan las aguas residuales domésticas. Luego se efectúa un tratamiento primario del agua, previene la contaminación de los mantos freáticos. Es un sistema seguro y moderno. Se adapta en diferentes entornos y es una gran solución en áreas rurales.

Tanque de almacenamiento de agua

Si se quiere contar con un suministro adicional de agua, los tanques de almacenamiento están diseñados para guardar agua de manera adecuada, sin riesgo de contaminación o de filtración. Estos se pueden utilizar para guardar agua en temporada de lluvia o como reserva para los cortes al suministro.

Comentarios

Escribe un comentario