Guía sobre como cuidar el agua en temporada de desabasto de agua.

La situación del agua en México es preocupante. No sólo porque aproximadamente un 30% de sus habitantes no cuentan con el acceso a este recurso en calidad y cantidad suficiente según datos de la CONAGUA, o porque unos 50 millones de personas enfrentan la escasez perenne o estacional del agua, por la sobreexplotación de acuíferos o la contaminación del 70% de ríos lagos y presas; sino porque una buena parte del problema está relacionada con el uso irresponsable o excesivo del agua.

En México se consumen uno 366 litros de agua al día por persona, según un informe de la ONU. Como si fuera poco, la mitad del agua que llega al Valle de México se desperdicia. Una parte ocurre por problemas de infraestructura, pero también porque la población no tiene hábitos de consumo y carece de una cultura de cuidado y conservación.

Pensando en la importancia de crear conciencia y cultura sobre la importancia de cuidar el preciado líquido, sobre todo en temporada de desabasto de agua, presentamos esta sencilla guía que en pocos pasos te permitirá incorporar hábitos orientados a conservar este preciado recurso.

Cómo actuar en temporada de desabasto de agua

Revisa las instalaciones en casa

– Verifica si hay alguna pérdida, gotera o fuga de agua en casa y repáralo de inmediato. Una gotera en un inodoro o un lavamanos parece una pérdida insignificante, pero suma varios litros. A veces sólo falta cambiar la empacadura de las llaves o ajustar alguna tuerca.

– Cierra todas las llaves y revisa el medidor. Si avanza, de seguro hay algún escape en la tubería. Es mejor actuar rápido y llamar a profesionales, no sólo porque evitas desperdiciar agua, sino porque previenes daños mayores.

– Considera usar reductores de presión en la ducha y tarja. Esto te permitirá disfrutar de una presión adecuada y agradable de agua a la vez que minimizas el desperdicio.

Revisa tus hábitos

– Esto es fundamental, porque es un punto débil en nuestra cultura. Comienza reduciendo el tiempo de tus duchas, cerrando la llave cuando uses jabón o champú.

– Cierra la llave. Al lavarte las manos, dientes, afeitarte, lavar los platos o cualquier otra actividad que involucre usar productos y enjuagarlos después. No hace falta dejar la llave abierta al máximo y de hecho, harás un trabajo más eficiente.

lavado de dientes

– Cambia la técnica de lavado de platos. Usa un recipiente grande con agua jabonosa y otro con agua para lavar. Usa el mismo sistema al lavar frutas y vegetales.

– Evita el uso excesivo de lejía, que altera las bacterias de las plantas de procesamiento.

– Recuerda que el inodoro no es basurero. Separa y recicla tu basura.

Planta un jardín que ahorre agua

– Prefiere el uso de plantas autóctonas con fines ornamentales. Esto permitirá que se adapten mejor a los ciclos naturales de la región donde habitas y podrás aprovechar las estaciones de lluvia. Así no tendrás que regar en exceso.

Riego

– Riega tus plantas en las mañanas temprano o al final de la tarde. Esto evitará que el agua se evapore demasiado rápido y las plantas la aprovecharán mejor, así que tendrás que regar menos.

– Usa indicadores de humedad para las plantas. De este modo regarás sólo cuando sea necesario.

– Si tienes plantas en macetas, prefiere el riego por inmersión. Es más beneficioso para la planta y además desperdicias menos.

– ¿Tienes un jardín grande con sistema de riego? Considera utilizar sistemas como el riego por goteo. No sólo te permiten ahorrar agua, sino que es más eficiente para el mantenimiento de las plantas.

– Usa el sistema de “acolchado” en la base de las plantas que están a pleno sol. Colocar restos de hierba  seca, aserrín u otros materiales en el terreno evitarán la evaporación de agua y mantendrán la humedad en el terreno por más tiempo, por lo que las plantas podrán aprovecharla mejor.

Prepárate con un tanque de agua

– Los tanques de almacenamiento son fundamentales durante un desabasto de agua, porque te permitirán guardar agua y mantener tu calidad de vida durante estas temporadas. Mucho mejor si puedes conectarlo directo a la red de distribución dentro de casa, así no sentirás la falta del agua.

– Presta atención al material del tanque. Busca uno que sea resistente, ligero y de grado alimenticio, como los tanques de almacenamiento Rotoplas; que están elaborados en polietileno de alta densidad de grado alimenticio de una sola pieza.

– El tanque debe proteger el agua contra los rayos UV, así evitará el crecimiento de algas y bacterias; además no se corroerá ni deformará con el calor.

– Prefiere tanques de grado alimenticio, que no transmitirán color, sabor ni partículas al agua, manteniéndola más limpia por más tiempo.

– El tanque debe ser fácil de limpiar. De este modo podrás asearlo cuando sea necesario y garantizar que el agua en su interior permanezca apta para el uso humano por más tiempo.

– Si estás en una zona rural o tienes una casa, puedes considerar el uso de un sistema de captación pluvial. El agua de lluvia almacenada servirá para actividades de aseo cotidiano o para riegos.

Aprende a reusar el agua

– Evita dejar la llave corriendo hasta que se caliente el agua para bañarte o lavar. Coloca un balde o recipiente debajo y con esa agua podrás regar o usarla para bajar el inodoro.

– Si tienes una pecera, reutiliza el agua que vas a botar para regar las plantas.

– Cuando uses la técnica de los 2 recipientes para lavar platos, utiliza el agua al final para el inodoro o las plantas.

Electrodomésticos que usan agua

– Usa la lavadora o el lavavajillas a su máximo de capacidad, mejor si usas sólo agua fría pues también ahorras electricidad.

lavavajillas

– Si vas a reemplazar un electrodoméstico, revisa el tipo de consumo de agua y energía y busca de tipo ahorradores.

– Si tienes aspersores, ajústalos para que consuman menos agua y enciéndelos sólo cuando sea necesario.

Comentarios