El tinaco y su importancia en el suministro de agua potable del día a día

Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, y la familia Hernández aprendió muy bien esto. Acostumbrados a abrir la llave para lavar los trastes o la ducha para tomar un baño justo cuando querían, quedaron un poco confundidos la primera vez que abrieron una llave y sólo escucharon un ruido ronco que anunciaba el vacío. Un anuncio en las noticias les hizo entender todo: estaban en medio de un racionamiento de agua.

Un tinaco es fundamental para cualquier familia que quiera tener agua. Ya sea por la escasez y racionamiento o porque hace falta mejorar un poco la presión de agua. La familia Hernández aprendió que lo necesitaba de la peor manera, así que no esperes a que te haga falta. Mejor prevenir y garantizar tu calidad de vida. 

El agua se utiliza en todas las actividades diarias

Los Hernández hicieron lo más lógico frente a la falta de agua: comprar agua potable en botellón. Pero no quedaba mucha en la tienda, porque no eran los únicos con el problema. Tomar un baño quedaba descartado, así que se asearon como pudieron con una cantidad muy limitada de agua y se prepararon para iniciar el día como pudieran. Ni un café se podían preparar.

Si alguna vez te ha tocado pensar en cómo cocinar sin agua, pues los Hernández descubrieron que la realidad supera cualquier expectativa. Hace falta lavar los vegetales, cortarlos, limpiar las superficies, añadir agua a las preparaciones, lavarse las manos y hasta ir lavando los trastes a medida que los ensucias. Es incómodo, por no decir que casi imposible.

El segundo desafío eran los baños. Lograron resistir algunas horas con el agua que quedaba dentro de la cisterna de cada inodoro, pero temían los malos olores y posibles enfermedades que pudieran venir en caso de que se prolongara el racionamiento. Luego de sufrir todo el día hasta para asearse los dientes, restablecieron el servicio unas horas.

Tenían planeado lavar algo de ropa, pero eso se pospondría, aún cuando los más pequeños ensuciaran sus uniformes escolares y necesitaran lavarlos con frecuencia. Toda la familia corrió a llenar todos los recipientes posibles. Cubetas, ollas y calderos se convirtieron en reservorios de agua improvisados, mientras todos tomaban la ducha más rápida de sus vidas. Fueron horas frenéticas, pero lograron prepararse un poco para la contingencia futura, o al menos eso creían.

El día siguiente fue una sucesión de los lamentables hechos del día anterior, empeorados por la escasez de agua embotellada en zonas aledañas. Al no contar con un tinaco, el agua almacenada en cuanto recipiente encontraron era difícil de mantener limpia, porque cualquier insecto podía posarse en ella, entraba polvo y hubo que improvisar formas de mantenerla segura.

Lo más grave es que, gracias a la temporada de sequía, era muy probable que esta situación se alargase por mucho más tiempo. Por ello, hay que tomar medidas preventivas y efectivas.

Un tinaco: la solución perfecta ante el racionamiento

Para la familia Hernández 24 horas se habían sentido como un siglo, por lo que no pudieron creer lo tranquilos que estaban sus vecinos frente a la situación. La respuesta del vecino fue tan obvia y lógica que se sorprendieron de no haberlo pensado antes: necesitan un tinaco, y la marca más tradicional del país es Rotoplas.

Un tinaco del tamaño adecuado permitirá almacenar agua de forma segura por más tiempo, a la vez que si se conecta con el sistema de plomería interno, ni siquiera sentirían los cortes programados del vital líquido. Podrían olvidarse de las carreras para recoger agua y tratar de mantenerla limpia. Un tinaco es la opción perfecta para garantizar el suministro continuo y seguro de agua para toda la familia.

Tinaco Rotoplas

Rotoplas es la opción más segura

Rotoplas ha logrado mantenerse como un referente en todo lo relacionado al agua gracias a la calidad consistente de todos sus productos. Los Hernández lo saben: Rotoplas es sinónimo de durabilidad, calidad e innovación. Al comunicarse vía web con uno de sus ejecutivos, lograron calcular con precisión el tamaño ideal para el tinaco. El objetivo es poder suplir de agua a toda la familia por más tiempo, sin incomodidades, así que el de 750 litros resultó ser ideal.

Otra cosa que sorprendió al señor Hernández fue saber que el tinaco incluía todos los accesorios para su instalación, incluyendo un filtro Hydro Net, que es capaz de retener tierra y sedimentos, lo que mejora la condición del agua a la vez que protege las tuberías y electrodomésticos de obstrucciones. Como si fuera poco, los tinacos Rotoplas son los únicos en ofrecer garantía de por vida.

Elaborados en PELBD (polietileno lineal de baja densidad) son de color beige por fuera y blancos por dentro (cosa que facilita bastante su limpieza y mantenimiento). Esta capa blanca cuenta con tecnología Expel, que inhibe la reproducción bacteriana, con lo que el agua se mantendrá más limpia y segura por más tiempo. Además, su tapa Click tiene un cierre hermético, que evita la entrada de contaminantes externos. 

La familia Hernández está segura de que el racionamiento de agua ha sido continuo y sostenido, como prometieron, pero ellos ahora ni se enteran. Es tan sencillo continuar con el ritmo cotidiano cuando tienes todas las necesidades cubiertas, incluyendo el agua potable. La vida después de haber instalado un tinaco Rotoplas se puede resumir en una sola palabra: tranquilidad. Ahora está listos para el segundo paso: encontrar un purificador de agua que sea ideal para toda la familia.

Comentarios

Escribe un comentario