¿Cómo será en el futuro el acceso al agua potable?

Cada vez se tiene más conciencia de la falta de agua a nivel mundial. El derroche que se ha hecho de este recurso, la falta del tratamiento y reutilización de agua, así como la falta de aprovechamiento de lluvias y el calentamiento global son solo algunos de los motivos que han hecho que el acceso al agua potable sea cada vez más preocupante. México no es ajeno a esta situación.

En los últimos años las sequías se han intensificado, con lo que las presas no han podido recuperar su niveles mínimos para poder abastecer a la creciente población del país. El problema que enfrenta México con el acceso al agua potable, si bien es algo que estamos viviendo, es posible que tenga varias soluciones, pero depende de nosotros mismos.

Según un artículo de El País, la arquitecta mexicana Loreta Castro Reguera propone 10 diferentes opciones para ayudar a a complementar el acceso al agua potable convencional que llega a los hogares de México a través de la redes de abastecimiento locales. Estas propuestas se basan en captación y aprovechamiento del agua pluvial así como en la colaboración de la población para que el acceso al agua potable pueda ser garantizado en un futuro próximo para toda la población.

Captador Pluvial Urbano Rotoplas

Tres de sus propuestas implican servicios públicos que utilizan agua potable para su funcionamiento. Estos son unos baños, lavaderos y una piscina públicos. Tanto los baños como los lavaderos funcionan en un espacio con una cubierta que es la que recibe y canaliza el agua hacia canaletas y tanques que almacenan el agua para poder ser usada en estos servicios. Para la piscina pública, se propone emplazarla en una zona de viviendas cuyas techumbres sirvan de captación de agua y la alimenten. Deben ser cuidados por los vecinos para que estos tres servicios puedan tener acceso al agua potable.

Otras tres de sus propuestas se basan en captación de agua de lluvia en espacios abiertos para el uso de la misma para la población y evitar la erosión del terreno en donde se apliquen. Una de ellas es la terraza filtrante en donde se construyen terrazas que filtran el agua conforme se va descendiendo evitando la erosión del piso, así como la captación del agua. Algo similar ocurre con la plaza cisterna en donde una plaza sirve de captación de agua en épocas de lluvia guardando el agua bajo su superficie mientras que en épocas de sequía se puede usar como una cancha deportiva. La tercera es la fuente de lluvia, donde se capta el agua pluvial en grandes cisternas y en canaletas que la conducen y almacenan.

Tres de las propuestas de la arquitecta Castro implican, además del uso del agua de lluvia la posibilidad de generar áreas verdes con huertos, árboles frutales e incluso peces, todo ello para que la comunidad pueda, además de tener acceso al agua potable dispongan de alimentos producidos por ellos mismos. Estas propuestas son el techo verde, el humedal huerto y la piscicultura. Estas propuestas implican un mayor compromiso de la comunidad, no solo para el uso del agua sino para poder abastecerla de alimento, promoviendo una mayor sustentabilidad.

La última de sus propuestas es la torre de agua donde se genera un captador de lluvia de manera vertical el cual la va filtrando para llegar a una cisterna de almacenamiento en su base, para que pueda ser usada por la población a través de bombas manuales de agua. Estas torres pueden ser distribuidas en diferentes zonas de una misma comunidad dependiendo de la cantidad de gente que deba tener acceso al agua potable, generando un sistema que se puede complementar con las otras propuestas de recepción, canalización, almacenamiento y aprovechamiento del agua de lluvia.

Una solución similar es la que se puede lograr a través del Captadores Pluviales de Rotoplas. Estos tanques tienen grandes ventajas y beneficios de carácter ambiental, económico y social. Estos sistemas reducen el consumo de agua gracias al aprovechamiento del agua de lluvia, con lo que hay un ahorro económico en el pago de este servicio, en el pedido de pipas o su traslado, así se tiene un acceso al agua potable garantizado.

También te interesa: ¿Para qué sirve la recolección de agua de lluvia?

El Captador Pluvial Urbano de Rotoplas viene en dos presentaciones: uno cónico con una capacidad de 150 litros y uno vertical con capacidad de 750 litros. Ambos captadores están fabricados en una sola pieza, asegurando que no habrá fugas, hechos en polietileno de alta densidad. Cuentan con protección contra rayos ultravioleta y una capa interior blanca con recubrimiento antibacterial de origen orgánico lo que garantiza un agua más limpia para el acceso al agua potable en casa. Son muy fáciles de instalar y cuentan con una tapa con cierre perfecto que evita el ingreso a su interior de contaminantes.

En conclusión, es muy importante el ser conscientes en que en un futuro muy próximo debemos tener diferentes alternativas para hacernos de agua, sobre todo, en las grandes ciudades en donde la demanda del líquido es aun mayor. Además de todas las maneras en las que podemos ahorrar y ser más eficientes en el uso del agua, el poder tener acceso al agua potable de maneras que sean más sustentables y que impliquen un compromiso con nosotros mismos y con la comunidad serán fundamentales para garantizar que en el futuro podamos contar con tan importante recurso.

Comentarios

Escribe un comentario