¿Cómo cuidar el planeta este 2020?

Si te has puesto como propósito de año nuevo el cuidar el planeta, la realidad es que no eres la única persona. La conciencia sobre el cambio climático y la deforestación ha alcanzado su mayor punto en los últimos meses, debido a la crisis que se está viviendo y las iniciativas para tener un planeta más verde se han hecho escuchar desde diferentes ámbitos.

Naturaleza

Cuidar el planeta no debe de ser una moda pasajera que quede solamente en un propósito, esto debe de ser un trabajo de todos los días en el que se hagan acciones que poco a poco vayan teniendo un impacto positivo en la naturaleza. Puede ser difícil comenzar a hacer estos cambios y a permear hábitos, por lo que a continuación te dejamos unos tips para hacerlo más sencillo:

  1. Olvídate de las hojas de papel

El costo de las materias primas para hacer papel, la impresión, el envío y demás pasos en el uso del papel se suman a una huella bastante grande de contaminación. Pide tus estados de cuenta y demás publicidad que llega a tu casa por correo, que te la envíen de manera electrónica, pues la mayoría de ese papel termina directamente en la basura. Si quieres cuidar el planeta un poco más, puedes reciclar ese papel y reutilizar cada espacio en blanco, pero recuerda que siempre la mejor opción será no producir el papel.

  1. Reutiliza el agua

El agua es el recurso natural más importante que tenemos y para cuidar el planeta, necesitamos aprovecharla de mejor manera. Ya sabes que debes de ahorrarla con acciones como bañarte en poco tiempo, cerrar la llave y demás, pero también se debe reutilizar, por ejemplo, después de hervir tus verduras, espera que el agua se enfríe y úsala para regar las plantas. Por otro lado, si tienes una empresa o negocio, puedes instalar una planta de tratamiento de agua residual, esto con el fin de limpiar el agua que se utiliza y darle otro uso.

Familia de productos Rotoplas

Las Plantas de Tratamiento para Aguas Residuales (PTAR) Rotoplas son sistemas sustentables fundamentales para el saneamiento y preservación del medio ambiente. Tienen la finalidad de remover los contaminantes físicos y biológicos presentes en las aguas residuales, mejorando así su calidad para favorecer su reutilización o bien, para poder ser descargada sin alterar el equilibrio ecológico al ser reintegrada a un cuerpo de agua.

  1. Cambia tus bombillas

Cambiar a una bombilla fluorescente o LED reduce los costos de energía y consumo, además de ahorrar dinero ya que el recibo de la luz llegará más bajo. Además, procura apagar las luces y desconectar los aparatos cuando no se estén utilizando.

  1. Separar la basura

La basura es el problema más grande de contaminación y en la mayoría de las ocasiones, gran parte de esa basura, podría volver a ser utilizada o reciclada, sin embargo, debido al mal manejo de los residuos, se convierten en basura. Separar la basura ayuda a que cada residuo sea tratado de manera correcta. Pon en tu casa diferentes botes en donde en uno, pongas los residuos orgánicos, en otro lo que es plástico reciclable, en otro los vidrios y por último lo que no se puede reciclar como colillas de cigarro, toallas sanitarias, papel metálico, pañales, cartón con comida, y demás.

  1. Utiliza recipientes reutilizables

Más de 1 trillón de bolsas de plástico se usan cada año en todo el mundo que son directamente desechadas después de un solo uso. Ya son cada vez más las ciudades de todo el mundo que prohíben o multan el uso de bolsas de plástico para cuidar el planeta. En cuanto a las botellas de plástico y las tazas de café de papel, sucede lo mismo, por lo que un buen consejo es pedir que te sirvan tu café en un termo y cargar siempre con un recipiente con agua que puedas volver a llenar.

  1. Lavar la ropa con agua fría.

El lavado en agua fría no solo es mucho mejor para cuidar la ropa y sus colores, sino que además ahorra mucha energía que se utiliza para calentar el agua. Por otro lado, puedes elegir lavadoras que sean ecológicas y que utilicen una menor cantidad de agua, además de ahorrarte la secadora y en su lugar, secar la ropa en un cuarto con ventilación y luz solar.

  1. Vuelos con compensación de carbono

En promedio, solo un vuelo de ida y vuelta en los Estados Unidos puede producir hasta 1000 libras de contaminación de dióxido de carbono. Muchas aerolíneas permiten compensar la huella de carbono de su viaje al comprar el vuelo pagando un costo adicional que se utilizará para diferentes actividades de regeneración ambiental. Por otro lado, cuando vayas a viajar, no olvides llevar tu propio termo de agua y de comida para evitar utilizar plástico.

Viajes

  1. Come menos carne

Al igual que los viajes aéreos, la agricultura animal representa un gran porcentaje de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si convertir tu dieta por completo al veganismo te parece muy radical, lo que puedes hacer para cuidar el planeta es tener un día sin carne a la semana. Existen muchas recetas con verduras, frutas y granos que pueden sustituir tu proteína animal.

  1. Únete a una organización ambiental

Cada vez hay más organizaciones ambientales en todo el mundo que están dando grandes pasos en la lucha contra una serie de problemas ambientales. En México hay varias organizaciones que se dedican a cuidar las áreas verdes, a reforestar, que separan la basura o dan talleres de concientización. Ya sea que hagas una donación mensual o trabajo voluntario, cualquier ayuda es una buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.