Alternativas para lograr tener agua limpia y saneamiento

Hay facilidades que damos por sentado, como el acceso al agua potable y a un cuarto de baño. Es un gran privilegio, sobre todo si tenemos en cuenta que al menos un tercio de la población mundial carece de agua limpia y saneamiento.

 

Esta es una preocupación más real y cercana de lo que se cree, pues quienes viven en zonas rurales en nuestro país se enfrentan a esta problemática cada día y esto nos afecta a todos. Es por ello que es importante estudiar e implementar alternativas que pongan al alcance de todos una vida digna, en la que haya agua limpia e instalaciones sanitarias, como las que te presentaremos.

La importancia del agua y saneamiento ambiental

El saneamiento hídrico hace referencia a las acciones y sistemas que se encargan del manejo sanitario del agua, incluyendo el acceso al agua potable, el tratamiento a las aguas residuales y el comportamiento y hábitos higiénicos que permiten reducir la contaminación y además reducen los riesgos para la salud.

 

Contar con estos servicios tan elementales es fundamental para elevar la calidad de vida de los individuos, pero también es importante porque la repercusión de la contaminación relacionada al agua y saneamiento es exponencial.

 

Si bien puede parecer un hecho aislado que una familia que vive en una zona alejada no tenga un retrete o una forma adecuada de disponer de las aguas residuales de su hogar, la verdad es que esto tiene un impacto directo en toda la comunidad y luego en todo el país.

 

Si no se tratan de forma adecuada las aguas negras, sino que se dejan al aire libre o se entierran, las bacterias, parásitos y virus que puedan generarse por esta práctica van a parar a los cuerpos de agua naturales. Los vecinos y la comunidad cercana estarán en riesgo de contraer enfermedades, mientras que esa agua contaminada puede usarse para regar los alimentos que luego se venderán en la ciudad.

 

Unos 1800 millones de individuos en el mundo se abastecen de fuentes de agua potable contaminada por materia fecal. Como si fuera poco, se estima que unas 2400 millones de personas no tienen acceso a retretes, letrinas o similares, mientras que la escasez de agua golpea al 40% de la población mundial. Si a esto le sumamos que casi el 80% de las aguas que producimos los humanos se devuelven a la naturaleza sin ningún tipo de tratamiento, es posible comenzar a imaginar la gravedad del problema del saneamiento ambiental.

 

La falta de higiene cobra vidas diariamente. Las diarreas y otras enfermedades causadas por el agua contaminada (cólera, disentería, fiebre tifoidea y poliomelitis, entre otras) sigue siendo la causa de muerte más frecuente en niños menores de 5 años.

 

El 50% de casos de desnutrición están íntimamente relacionada a estas enfermedades, pues la falta de aseo adecuado, la imposibilidad de lavarse las manos con jabón y consumir agua contaminada suele causar diarrea crónica, que evita la absorción de nutrientes. Esto afecta el crecimiento físico y el desarrollo intelectual, con lo que millones de niños nunca podrán alcanzar su verdadero potencial.

 

¿Qué podemos hacer? Explorando alternativas

En un mundo perfecto podríamos esperar que los organismos gubernamentales lograran materializar proyectos de saneamiento en las zonas pobladas, pero la verdad es que resulta mucho más rápido y eficiente buscar alternativas de forma individual.

 

El primer paso siempre es tomar conciencia de la importancia de contar con un saneamiento ambiental adecuado, y si no se tiene acceso a los sistemas de red de drenaje, explorar diferentes opciones para garantizar la salud de toda la familia, la comunidad y el mundo. Aunque parezca poco y aislado, el impacto que tiene la implementación de estas alternativas para tener agua limpia y saneamiento es inmenso.

 

Alternativas para tener agua limpia

El acceso al agua potable siempre es una prioridad, por lo que implementar un captador pluvial, que permitan recolectar y almacenar el agua de lluvia puede ser la alternativa perfecta para esos lugares en los que los servicios de abastecimiento son escasos, poco confiables o inexistentes. Es posible encontrar diseños para espacios rurales y urbanos.

 

Contar con tanques de almacenamiento de agua de buena calidad, duraderos y de grado alimenticio es fundamental para conservar el agua potable sin alterar sus características organolépticas, evitando la contaminación y garantizando que sea segura para el uso doméstico, e incluso para el consumo humano, luego de someterse a otros tratamientos que la purifiquen.

 

Por otra parte, si se tiene un huerto familiar, instalar un sistema de riego agrícola permitirá hacer un uso más eficiente del agua.

 

Métodos de tratamiento de aguas residuales

 

Uno de los grandes desafíos del saneamiento viene con el tratamiento de las aguas residuales de forma autónoma en comunidades rezagadas. Si bien en el pasado se usaban métodos como pozos negros y fosas sépticas, es bien sabido que estos métodos no sólo son costosos sino ineficientes. Ante esta problemática la alternativa perfecta es el Biodigestor Rotoplas, que se encarga del tratamiento de las aguas negras de forma independiente, ecológica y no requiere mantenimiento especializado.

 

Para aquellos lugares en los que no se dispone de instalaciones sanitarias, el baño húmedo ofrece un espacio digno, autónomo e higiénico. No sólo cuenta con un tanque de agua, que abastece el lavabo y WC, sino que incluye un biodigestor que procesará las aguas grises y negras que deriven de este sistema. Es una solución integral, sustentable y amable con el medio ambiente.

 

Estas alternativas de saneamiento ambiental no sólo elevarán la forma de vida del grupo de personas o familia que habitan en ese espacio particular, sino que son una inversión que se multiplicará a futuro, pues protege nuestro bien más preciado: la salud.

Mira este caso de éxito:

https://www.youtube.com/watch?v=vKKCU1Zz948

Comentarios