¿Cuál es el tiempo de vida de las mangueras flexibles para agua?

Ese pequeño charco que aparece de repente alrededor del WC, bajo el lavaplatos o en el lavabo no es normal, está causado por una gotera. La causa más frecuente suelen ser las mangueras flexibles, que requieren un cambio porque ya están deteriorándose, así que dejan escapar micro gotas que puedes pasar por alto hasta que hay una rotura mayor y es que, aunque no lo creas, estas piezas pueden tener un tiempo de vida limitado.

Si tienes dudas acerca de cuál es el tiempo de vida de las mangueras flexibles para agua, cómo instalarlas o qué material escoger, no te preocupes. En este artículo aprenderás todo lo que necesitas saber sobre las características y durabilidad de esta pieza básica de plomería.

Mangueras flexibles para agua: características y función

Las mangueras flexibles son tubos flexibles elaborados en un material plástico y recubiertos por una malla trenzada, que puede ser de acero inoxidable. Tienen roscas en cada extremo, pues su función principal es ser un enlace externo de las tomas de gua en instalaciones sanitarias como WC, lavabos y lavaplatos. Puedes conseguirlas en materiales como plástico, metal y las más resistentes: acero inoxidable.

Tuboplus Ultraflex PEX-a

El largo de las mangueras flexibles para agua es variable, oscila entre los 35 a 50 centímetros, dependiendo de dónde será instalada. Las medidas de las roscas de conexión también son adaptables, pues van de ½ pulgada a ⅜ de pulgada. Se recomienda medir las piezas de conexión existentes cuando se vayan a reemplazar, además de verificar el tipo de rosca que tienen, pues varía, por ejemplo, la manguera flexible que va de la toma de agua a la cisterna del WC tienen roscas hembra-hembra.

¿Cuándo debo cambiar las mangueras flexibles para agua?

Uno de los puntos débiles de las conexiones de agua son las mangueras flexibles. Si bien muchas mangueras son de buena calidad, pueden tener conexiones plásticas que se van erosionando y perdiendo tensión con el paso del tiempo y la presión de agua, con lo que comienzan a gotear. Aún cuando sean de buena calidad, es recomendable revisarlas con frecuencia.

La recomendación general es revisar las mangueras flexibles para agua que tengan unos 5 años en adelante. Si tienen entre 8 a 10 años, no lo pienses dos veces y reemplázalas en la brevedad posible, aún cuando luzcan bien. Estas mangueras no son costosas, son fáciles de instalar y pueden ahorrarte un gran dolor de cabeza, pues si se rompen pueden causar inundaciones.

El problema con la mayoría de las mangueras flexibles es que el plástico interno puede comenzar a ceder y hay pequeños escapes. Por otra parte, hay mangueras que dicen tener un recubrimiento de acero inoxidable, pero descubres que comienzan a corroerse y deformarse. Con el tiempo ese punto oxidado dará lugar a un agujero, viene el escape de agua y esto se transforma en un gran problema. Otro punto débil puede ser la presión de agua, que debilita lentamente un trenzado de poca calidad y produce fugas.

El proceso de reemplazo es sencillo. Cierra primero las tomas de agua del lavabo o WC. Sólo necesitas una llave para girar la rosca con mucho cuidado. Afloja ambos lados, sosteniendo la manguera con las manos y girando la rosca. Ubica la nueva, enroscándola primero con la mano y luego apretando delicadamente con la llave fija o inglesa.

Mangueras flexibles Rotoplas: tu mejor opción

La oferta de mangueras flexibles para agua es más o menos amplia y a simple vista puede parecer que todas son iguales. La verdad es que resulta imprescindible prestar atención a los materiales y construcción de la pieza, pues de ello depende su durabilidad y eficiencia. La opción más sencilla es confiar en la reputación y excelencia de marcas consolidadas como Rotoplas. Recuerda que lo barato sale caro, así que compra calidad.

Rotoplas ofrece mangueras flexibles para agua elaboradas en trenzado de acero inoxidable de 0.16 mm de espesor, con una manguera interna en EPDM. La combinación de estos materiales y acabados garantizan una resistencia a 12 Kg/cm3 y un tiempo de vida mucho más extendido. Las mangueras flexibles para agua funcionan con instalaciones de agua caliente y fría, resisten cambios de temperaturas y además dispone de medidas específicas para cada necesidad.

Uno de los puntos débiles de las mangueras flexibles para agua es el tipo de conectores de rosca, que muchas veces son de plásticos. Rotoplas piensa siempre en ofrecer piezas de calidad, por lo que las roscas son piezas de latón niquelado, que ofrecen gran resistencia a las condiciones ambientales y no se deforman con el calor o el tiempo.

No esperes a que ocurra un accidente en casa. Reemplaza todas las mangueras flexibles para agua que tengan aproximadamente 10 años, mucho mejor si las cambias por las mangueras flexibles Rotoplas, que combinan calidad, estética y durabilidad por el mejor precio.

 

Comentarios