¿Cómo soldar tubo de cobre? Existe una alternativa

¿Cómo soldar tubo de cobre? Existe una alternativa

Las tuberías de cobre fueron durante muchos años la única opción para hacer instalaciones de agua caliente y fría. El cobre es un metal natural, sin aleaciones, bastante maleable, ductible y resistente.

La gran ventaja de este material es que tiene gran resistencia al calor, por lo que no se deforman ante altas temperaturas. Además, también resisten las temperatura muy bajas, disminuyen la corrosión y no son proclives a acumular bacterias. Si bien todas estas son ventajas, la verdad es que en los tiempos modernos hay materiales que son mucho más eficientes y económicos.

Otra desventaja es que las tuberías de cobre requieren un proceso complicado para ser soldadas. Este es un proceso tedioso, sucio y que lleva bastante tiempo, a continuación te contamos cómo hacerlo y una gran alternativa para evitarlo.

¿Cómo soldar un tubo de cobre?

Juntar dos secciones de tubería de cobre no es sencillo. Requieres de un buen número de herramientas y materiales, además de cierta experiencia. Existen varias técnicas para soldar tubo de cobre, pero te explicaremos la más sencilla, que es la soldadura blanda que emplea estaño para crear la unión de las juntas.

soldar

Es imperativo usar equipo de protección para tus manos y ojos mientras haces esto, pues el peligro de sufrir quemaduras graves es real.

Materiales:

Para poder hacer una unión de tubos de cobre requerirás:

– Estaño para soldadura de cobre

– Líquido decapante o desengrasante

– Lija para las piezas

– Uniones y conectores

– Soldador

– Sierra de mano o cortador de tubos

Pasos para soldar un tubo de cobre

– Corta los tubos en caso de ser necesario y prepara las uniones. Si has cortado los tubos con una segueta o similar, debes lijar muy bien los extremos cortados para eliminar cualquier desperfecto que se ha formado. Si usas un cortador de tubos, no deberías tener este problema. Recuerda siempre dejar expuesta la parte brillante y elimina muy bien los restos después de cortar y/o lijar, para que no se acumule suciedad y moleste a la hora de soldar. Lija también los tubos por fuera y la parte interna de los codos.

– Limpia muy bien toda la tubería con una lija muy fina o con estropajo de aluminio. Esto hará que se elimine la capa superior del metal, quitando restos de grasas o cualquier otro residuo que pueda inhibir la función del decapante.

– Mide el tubo que unirás para determinar su grosor. Utiliza la cantidad de estaño apropiada. Un truco sencillo para calcularla es envolver el alambre alrededor del tubo. Haz el corte.

– Recuerda usar todo el equipo protector. Guantes resistentes al calor y gafas son el mínimo necesario, pues estarás trabajando con altas temperaturas. Aplica el decapante a las piezas a soldar.

– Monta las piezas a soldar y comienza a aplicar calor con suavidad, pasando varias veces por la zona, sin apurarte pero sin detenerte. Sigue aplicando calor hasta que veas que el decapante comienza a hervir. Recuerda que la idea es aplicar calor de forma pareja, sin calentar unas zonas más que otras.

– Una vez que el tubo de cobre haya alcanzado la temperatura adecuada, es hora de añadir el hilo de estaño. El punto de fusión de este metal es bastante alto, así que debería fundirse con el calor que ha quedado en el tubo de cobre. A medida que se funde el estaño, por apilaridad recorrerá los espacios indicados, llenando la parte que vas a soldar.

– Deja que todo se enfríe al natural, sin abanicar ni aplicar ningún tipo de corriente de aire ni agua.

Muévete al futuro: usa Tuboplus

Como habrás notado, hacer cualquier tipo de modificación, reparación y trabajo que implique el uso de tubos de cobre resulta muy engorroso, es caro y complicado; por no mencionar riesgoso. Trabajar con un soplete conectado a un cilindro de gas no es sencillo, además las posibilidades de que la unión se dañe son elevadas. Como si fuera poco, los tubos, codos y uniones de cobre son pesados, bastante caros y si bien son resistentes, no son inmunes al paso del tiempo.

Tuboplus Rotoplas

Ya es hora de moverse hacia el futuro. Deja atrás los sistemas de tuberías de cobre y cambia a Tubloplus de Rotoplas, un producto elaborado en polímero random exclusivo, que garantiza un sistema de tubos y conexiones resistente, ligero y durable.

Listo para cubrir todas las necesidades hidráulicas. No sólo es más eficiente y económico, sino que ofrece numerosos beneficios:

– Resiste temperaturas extremas, sin deformarse ni agrietarse. Entre -5° y 90° C

– Permanece intacto ante altas presiones de líquidos, aproximadamente 24 kg/cm² a una temperatura ambiente de 20° C.

– Capa protectora externa, que le ofrece resistencia a los rayos UV. Puede instalarse en exteriores sin riesgo a que se agriete o resquebraje por acción del sol.

– Capa antibacterial interna tipo AB, que inhibe la reproducción bacteriana y garantiza la pureza del agua.

– No se oxida, no acumula sarro, no se pica con el tiempo.

– Vida útil de hasta 30 años e exterior y más de 50 años en el interior.

– Bajo índice de conductividad térmica, por lo que conserva mejor la temperatura del agua, optimizando el funcionamiento de termos y calentadores.

la mejor opción para transportar agua

La mayor ventaja de Tuboplus es su Sistema de termofusión. Olvídate de soldaduras peligrosas, difíciles con sistemas aparatosos y que no son permanentes. Tuboplus se une con un sistema de fusión que crea enlaces moleculares entre las piezas, convirtiéndolas en una sola. Más rápido, seguro y fácil de instalar que cualquier otro tipo de tubería, más económico y menos riesgoso. Tuboplus es la solución hidráulica del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.