¿Cómo reducir el uso de plástico en casa?

Pasea tu vista por la habitación en la que estás. Te apuesto que encontrarás al menos 5 cosas hechas de plástico y es que este material está presente en todos los aspectos de nuestra vida, y precisamente por esto es importante buscar alternativas más ecológicas.

 

El problema no es el plástico como tal, porque es un material duradero, económico y versátil, sino su vida útil. Consumimos demasiados productos que van a parar a la basura luego de un simple uso y estos hábitos están destruyendo nuestra salud y ecosistema.

 

Reducir el uso de plástico es una prioridad, por lo que te a continuación te enlistamos algunos trucos y consejos sencillos para que transformes tus hábitos de consumo por unos más sostenibles y amigables con el ambiente.

 

La importancia de reducir del plástico de un solo uso

 

Los seres humanos estamos produciendo, usando y desechando objetos de plástico desde principios del siglo XX, aunque es en la década de los 50 cuando se masifica y comienza a producirse de forma industrial. Según un equipo científico de la Universidad de Georgia esto se traduce a unas 8300 millones de toneladas de plástico, de los cuales sólo un 9% ha sido reciclado.

 

Ese es el gran problema del plástico: no en todos lados se recicla, no se degrada, sólo cambia de lugar. Ese envase desechable en el que vino tu almuerzo irá al bote de basura, donde comenzará un largo recorrido de nunca acabar, y es que en la actualidad comemos, respiramos y bebemos plásticos. No estamos exagerando: el plástico se reduce a micropartículas que llegan a los cuerpos de agua donde son tragados por los peces que luego comemos. Eso sin mencionar el impacto de la contaminación sobre los ecosistemas.

 

Por esta razón desde hace el año 2011 se ha hecho popular a la campaña mundial “Julio Sin Plástico”, que busca motivar a las personas a pasar todo un mes evitando consumir plásticos de un solo uso. La ideas es crear conciencia en la población y adquirir hábitos que nos permita reducir la cantidad de desechos plásticos de forma permanente. Puede sonar un poco radical, pero es menos difícil de lo que crees, con algunos pequeños ajustes podrás contribuir para salvar el planeta.

 

Consejos para reducir el uso de plásticos en casa

Te aseguro que reducir el consumo de plásticos es muy fácil, pues no es necesario prescindir por completo de aquellos objetos que son fundamentales para ti. La idea es comenzar desde lo más sencillo, pues cualquier cambio que hagas tendrá un impacto a largo plazo, sobre todo si gracias a tu ejemplo logras involucrar a las personas más cercanas de tu entorno. Poco a poco se va creando conciencia y modificando la forma en que nos relacionamos con el mundo y los productos que consumimos.

 

– Usa bolsas ecológicas

Es posible conseguir bolsas de tela que dobladas pueden caber en tu bolsillo, así que no hay excusa para no llevar siempre contigo una bolsa cuando vayas al mercado o a cualquier tienda. Las bolsas plásticas son una buena parte del problema, así que reducir su uso es imprescindible.

 

– Evita el agua embotellada

Una persona debe tomar alrededor de 2 litros de agua al día, lo que podría convertirse hasta en unas 4 botellas plásticas diarias. Es una exageración, sobre todo porque las botellas PET se producen y desechan de forma masiva alrededor del mundo. Sabemos que las personas compran agua embotellada cuando no se tiene en casa una opción mejor, pero la solución es simple: invierte en un Purificador de agua (mucho mejor si tiene alcalinizador) y asegúrate de consumir el agua más pura, y disponible en todo momento sin afectar el ambiente.

 

– Busca alternativas sostenibles

 

Es fácil encontrar en el mercado cepillos dentales de bambú, popotes de vidrio, silicona o metal reutilizables, botellas de agua reusables, envases para comida en vidrio, entre muchas otras. Una vez más: no se trata de dejar de usar o hacer esas cosas que disfrutas o necesitas, sino de reemplazarlas por algo que no contamine.

 

– Elige tamaños grandes

 

Si no tienes más remedio que comprar algo envasado en un bote de plástico, elige el más grande. Aunque no lo creas, generas menos residuos y es que contaminas menos tirando una botella de champú de 1 litro que 3 botellas de 300ml, por ejemplo.

 

– Evita el sobre empacado

Es común encontrarse en el supermercado frutas empacadas en bandejitas de unicel y papel film. Evita estos empaques absurdos, es mejor comprar a granel o por peso. Mucho mejor si llevas tus propias bolsitas de tela o reutilizas las de plástico.

 

– Recicla y reutiliza

 

Averigua si en tu ciudad hay programas de reciclaje de residuos, separa y lleva para su procesamiento adecuado. En la medida de lo posible, reutiliza los envases de plástico en vez de tirarlos a la basura; si tienen tapa pueden usarse para congelar y conservar alimentos, otros pueden servir como maceteros, las posibilidades son infinitas.

Comentarios