¿Cómo hidratarse para tener un buen rendimiento durante el día?

¿Cómo hidratarse para tener un buen rendimiento durante el día?

Vivimos en un mundo cada vez más agitado y hay veces que tu día puede durar más de 12 horas. Para que tu cuerpo rinda bien es importante saber cómo hidratarse para que cada parte de tu cuerpo funcione de manera adecuada cada hora del día.

Tener una mala hidratación no solamente repercute en tu salud a largo plazo, sino que durante el día puedes sentir cansancio, puedes tener problemas de concentración y atención, presentar síntomas como dolor de cabeza, mareos, boca seca y en casos más graves incluso puedes llegar a desmayarte. Con el tiempo, la mala hidratación se puede reflejar en problemas de piel reseca y mal funcionamiento de órganos como los riñones o el hígado, además, se han vinculado algunos problemas de sobrepeso con la deshidratación ya que el cuerpo tiende a confundir el hambre con la sed, haciendo que ingieras una mayor cantidad de comida de la que realmente necesitas. Realizando deporte

Supongamos que tu día comienza a las 6 de la mañana cuando te levantas de la cama. Después de hacer media hora de ejercicio, te bañas, te arreglas y comienzas tus actividades que van desde llevar a tus hijos a la escuela, hasta ir a trabajar o hacer algunas tareas de la casa. La mayor parte del día estás en movimiento, yendo de un lado al otro, subiendo escaleras, bajándote del coche y caminando. Todas estas actividades que realizas necesitan agua y en cada uno de los movimientos, incluso cuando estás sentado enfrente de una computadora o una televisión en donde el gasto energético podría parecer menor, adentro de ti se están llevando a cabo funciones que hacen que poco a poco te deshidrates. Si a esto le sumas el consumo de bebidas diuréticas como algunos tés, café y bebidas alcohólicas, tu cuerpo te pedirá aún más agua. Terminas el día alrededor de las 10 de la noche, cuando por fin te vas a dormir, pero tu cuerpo no se apaga por completo y durante la noche también sudas e internamente siguen ocurriendo procesos que eliminan agua.

Los mexicanos en promedio consumen alrededor de medio litro de agua al día, lo cual es un número bastante bajo cuando se toma que la media debería de consumir alrededor de 2 litros de agua al día. Y es que si se está ocupado en actividades que demandan toda nuestra atención, es muy fácil perder la noción del tiempo y en muchas ocasiones de lo último que te acuerdas es de tomar agua.

¿Cómo hidratarse durante el día?

Antes de darte tips para hidratarte es importante notar que cuando se habla de tomar agua se refiere a agua natural. Las bebidas que contienen endulzantes, colorantes y otros productos químicos no hidratan el cuerpo de la misma manera, por lo que no puedes contar bebidas como refrescos, jugos de fruta artificial o bebidas alcohólicas. Para que tu cuerpo funcione de manera adecuada y tengas buena salud, es importante tomar agua natural, limpia y de buena calidad.

Por otro lado, si te esperas a sentir sed para ir a la cocina y servirte un vaso con agua, es muy probable que tu cuerpo ya esté deshidratado. Por lo tanto, también es muy importante darte una ayuda adicional al establecer ciertos horarios para tomar agua en lo que esto se convierte en un hábito. Si sigues los tips que te proponemos a continuación, cada vez te será más fácil acordarte de tomar agua y pronto lo harás casi de manera automática.

Agua potable

 

  1. Toma un vaso con agua antes de cada comida: Es más difícil que se te olvide comer, pues para realizar esta actividad hay horarios más establecidos. Si antes de sentarte a comer te tomas un vaso entero de agua, ya llevarás la mitad del camino recorrido. Además, esta es una medida que se puede utilizar también para comer solamente la porción suficiente ya que tu estómago se sentirá más lleno.
  2. Sírvete un vaso con agua apenas te despiertes: Este es un paso muy sencillo de realizar ya que lo puedes dejar junto a tu cama y tomártelo apenas suene el despertador. Esto te ayudará a despertar, a reactivar tu sistema digestivo y a sentir cómo todo tu cuerpo se revitaliza.
  3. De la misma manera, termina tu día tomando un vaso con agua. Mientras te preparas para ir a la cama, es un buen hábito incluir como parte de tu rutina el tomar un vaso con agua, así tu cuerpo tendrá la cantidad suficiente para que no le falte agua durante la noche e incluso podrás descansar mejor. Eso sí, procura ir al baño antes de acostarte para que no te despiertes a media noche con ganas de ir.
  4. Se dice que el equivalente a dos litros de agua, son 8 vasos medianos (si suponemos que cada uno tiene alrededor de 250 mililitros), por lo que puedes programarte para tomarte un vaso cada dos horas, así si te despiertas a las 6 y te duermes a las 10, estarás cumpliendo con esta norma a la perfección. Esto también te sirve como buena técnica de despeje cuando estás en la oficina, pues incluso puedes aprovechar estos minutos para estirar las piernas, levantarte de la silla y hacer unos pequeños estiramientos que te ayudarán a volver a concentrarte. Si eres de las personas que necesitan de un recordatorio para cumplir esta tarea con exactitud, puedes poner una alarma en tu computadora o tu celular. De igual manera, ya existen varias aplicaciones con las que puedes llevar una cuenta aproximada de la cantidad de agua que bebes durante el día para evitar deshidratarte.
  5. El rendimiento que se tenga durante el día también depende mucho de las actividades que se realicen y el cómo hidratarse también está relacionado con las mismas. Si haces ejercicio de moderado a fuerte, necesitarás una mayor cantidad de agua para reponer el líquido perdido mediante el sudor, lo mismo sucede si te vas caminando a tu trabajo o si realizas alguna otra actividad que requiera un esfuerzo mayor. Por otro lado, la deshidratación también ocurre como consecuencia de algunas enfermedades como vómito y diarrea, sobre todo en los niños, por lo que es muy importante mantener un mayor control sobre la hidratación en estos casos y además de beber agua, reforzar con minerales como potasio y sodio, para recuperarse más rápido.

Ya sabes cada cuánto debes de tomar agua y los principios básicos sobre cómo hidratarse, sin embargo, existen algunos factores que hacen difícil que cumplamos con este objetivo. Por ejemplo, si vas a servirte un vaso con agua y te das cuenta que el garrafón está vacío y que lo tienes que cambiar para tomar agua, las probabilidades de que pospongas esta tarea por flojera o por falta de tiempo son muy altas, y esto hará que dejes de tomar agua. Lo mismo ocurre si tienes que salir de tu oficina a comprar una botella con agua.

Por lo tanto, te recomendamos instalar un filtro purificador de agua en tu casa ya que esto no solo te hará tener agua limpia y libre de bacterias, sino que además con solo accionar un botón o una palanquita, podrás servirte agua a cualquier hora del día y en solo minutos. Además, será más fácil que rellenes tu termo y que lo lleves al trabajo o se lo des a tus hijos para la escuela, así también tendrás un mayor control sobre el agua que toman tus pequeños durante el día.

En el catálogo de Rotoplas podrás encontrar una amplia variedad de filtros purificadores cuya innovación y tecnología te ayudarán a tener agua lista para beber en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.