Aguas residuales, ¿Cómo tratarlas de manera adecuada?

En nuestro estilo de vida se incluye el uso del agua en casi todas las actividades diarias, desde la preparación de los alimentos, hasta la higiene personal. Las aguas residuales son aquellas generadas por el uso de estas actividades y que generalmente, incluyen otras sustancias.

Algunas aguas residuales sí son reutilizables gracias al empleo de diferentes tecnologías que permiten eliminar los contaminantes y productos nocivos que podrían llegar a tener. A continuación te contamos qué métodos se emplean para tratar las aguas residuales, cuáles son sus beneficios, y qué soluciones existen para obtener el mejor resultado. 

¿Por qué es importante reutilizar las aguas residuales?

Las aguas residuales tienen un gran impacto en el medio ambiente y es importante tratarlas de manera efectiva. Al tratar las aguas residuales, no solo salvas a los animales y plantas que prosperan en ellas, sino que también proteges el planeta en su conjunto, ya que se evita la contaminación de otros cuerpos de agua. Y lo más importante: es una de las mejores formas de preservar la salud, al evitar el desarrollo de bacterias y virus.

¿Cómo tratar aguas residuales?

Si te preguntas cómo tratar aguas residuales existen muchas formas, algunas de ellas muy efectivas y con menor impacto ambiental:

-Tratamiento físico del agua. Una de las principales técnicas de tratamiento físico de aguas residuales incluye la sedimentación, que es un proceso de suspensión de las partículas insolubles/pesadas de las aguas residuales. Una vez que el material insoluble se deposita en el fondo, puedes separar el agua pura.

-Tratamiento biológico de agua. Este tratamiento utiliza varios procesos con bacterias para descomponer la materia orgánica presente en las aguas residuales, como jabón, desechos humanos, aceites y alimentos. Los microorganismos metabolizan la materia orgánica de las aguas residuales en tratamiento biológico. Se puede dividir en tres categorías:

•Procesos aeróbicos: Las bacterias descomponen la materia orgánica y la convierten en dióxido de carbono que puede ser utilizado por las plantas. En este proceso se utiliza oxígeno.

•Procesos anaeróbicos: aquí, se utiliza la fermentación para los desechos a una temperatura específica. Un ejemplo es el Biodigestor Autolimpiable Rotoplas.

•Compostaje: un tipo de proceso aeróbico en el que las aguas residuales se tratan mezclándolas con aserrín u otras fuentes de carbono.

Tratamiento químico del agua y tratamiento de lodos

Otros tipos de tratamiento del agua son:

-Tratamiento químico de agua. Como su nombre indica, este tratamiento implica el uso de productos químicos en el agua. El cloro es un químico oxidante que se usa comúnmente para matar bacterias que descomponen el agua al agregarle contaminantes. Otro agente oxidante utilizado para depurar las aguas residuales es el ozono. La neutralización es una técnica en la que se agrega un ácido o una base para llevar el agua a su pH natural de 7. Los productos químicos evitan que las bacterias se reproduzcan en el agua, lo que hace que el agua sea pura.

-Tratamiento de lodos. Este es un proceso de separación sólido-líquido donde se requiere la menor humedad residual posible en la fase sólida y la menor cantidad posible de residuos de partículas sólidas en la fase líquida separada. Se utiliza un dispositivo de separación sólido-líquido, como una centrífuga, para eliminar los sólidos de las aguas residuales.

Biodigestor Autolimpiable Rotoplas

Una gran solución para tratar las aguas residuales es el Biodigestor Autolimpiable Rotoplas. Este sistema realiza un tratamiento primario de aguas negras y grises para su descarga a suelo (pozo de absorción o infiltración) o drenaje.

Entre muchas ventajas, este biodigestor incluye un sistema de autolimpieza para purga de lodo. Es decir que no es necesario utilizar mano de obra especializada o usar un equipo especial. También emplea un eficiente filtro anaerobio interno, no usa electricidad, ni productos químicos.  

El diseño del Biodigestor es compacto, resistente. Estas características son posibles ya que ha sido fabricado en polietileno de alta densidad.  Su capacidad se adapta a todo tipo de necesidades: de 600 a 7000 litros.  Además es eficiente y emplea un proceso anaerobio para realizar un tratamiento primario del agua.

Aplicaciones:

•Viviendas que no tienen acceso al servicio de drenaje. Por lo que el biodigestor sirve para recibir las aguas residuales domésticas (negras y grises) y hacer un tratamiento primario de las mismas.

•Autolimpiable y de fácil mantenimiento, se abre una válvula y se extraen los lodos residuales.

•No tiene costo de mantenimiento y ya no es necesario los costosos equipos de desazolve.

•Hermético, al ser construido de una sola pieza en polietileno de alta densidad, no presenta fugas, olores, ni agrietamientos. Resiste impactos, ligero, fuerte, y no se corroe.

•Previene la contaminación, cuida el ambiente y es sustentable.

También te interesa: Biodigestor: El proceso de tratamiento de aguas residuales para comunidades rurales y urbanas

¿Cómo funciona?

El funcionamiento del Biodigestor Autolimpiable Rotoplas es muy simple y se realiza en 3 etapas.

-Primera Etapa. Al ingresar el agua hacia el diseño del Biodigestor permite que en su fondo se realice la separación de lodos y agua.

-Segunda Etapa. En esta fase las bacterias comienzan la descomposición y el agua pasa a través de esta cama de lodos.

-Tercera Etapa. Se utiliza un filtro anaerobio, por el qué pasa el agua y sirve para retener la otra parte de la contaminación. Al finalizar, el agua se direcciona hacia una zanja de infiltración o un pozo de absorción. Luego los lodos se decantan en el fondo del Biodigestor para posteriormente ser purgados durante su mantenimiento.

Comentarios

Escribe un comentario