Tubos de plomería y su evolución tecnológica

Es difícil imaginar la vida sin la plomería moderna. Sin embargo, los sistemas de plomería no siempre fueron como los conocemos hoy. Han ido evolucionando a lo largo de varios siglos y han adoptado diversas formas e incluido distintos materiales. Y si hablamos de sistemas de plomería e instalaciones hidráulicas, un elemento clave en ese sistema son los tubos de plomería que conducen el agua. Pues sin ellos no podríamos disponer del agua o servicio de drenaje hacia el interior o exterior de una construcción. Entonces, echemos un vistazo a la historia y evolución de los tubos de plomería y qué material es considerado, actualmente, el más eficiente.

Este artículo también te puede interesar: ¿Qué es la norma NFPA y por qué Tuboplus cumple con ella?

En sus inicios

Al comienzo de los primeros asentamientos humanos, el principal recurso de los sistemas de plomería y alcantarillado era, por supuesto, la naturaleza. Los ríos, océanos y otros cuerpos de agua naturales eran la principal fuente de agua para beber, regar, transportarse y, hasta sí, para el alcantarillado. Pero no siempre fue así. Por suerte ha ido evolucionando.

Las tuberías hechas de arcilla cocida (terracota), por ejemplo, se usaban en la civilización de Babilonia tanto para las cañerías, como para las tuberías de alcantarillado.

Los egipcios hicieron tuberías de cobre y otras instalaciones de baño dentro de las pirámides. También realizaron tuberías avanzadas para canalizar el agua de río para el riego en toda la ciudad.

Los antiguos chinos usaban bambú para transportar agua y otros fluidos a lo largo de tuberías de agua y alcantarillado.

Las civilizaciones griega y romana inventaron complejos sistemas de fontanería y alcantarillado incluyendo tuberías de plomo, siendo un hito en las famosas termas romanas.

La historia del mundo medieval muestra un cierto declive en la plomería y el saneamiento público en todo el mundo.  Un hito fue cuando Sir John Harrington inventó el primer inodoro moderno para su madrina, la reina Isabel I, en 1596.

Otros hechos importantes fueron las instalaciones realizadas con tuberías de hierro fundido en Versalles, en 1664, por parte de Luis XIV.

Cambios en la edad moderna de los tubos de plomería

Durante la Edad Moderna evolucionaron los materiales y los sistemas de plomería. Una serie de inventos e intervenciones en Estados Unidos y Europa comenzaron a transformar la industria de la plomería a pasos agigantados, como la primera alcantarilla subterránea del mundo; tuvo lugar en Nueva York y fue diseñada en 1728.

La ciudad de Filadelfia no se quedó atrás. Décadas después, en 1804  introdujo tuberías de hierro fundido para el transporte de agua. Y  entre 1929 y 1954 se realizaron diseños de inodoros y lavabos modernizados para mejorar las condiciones sanitarias en Europa y Estados Unidos.

En cuanto a materiales, el uso de plomo para tuberías de  agua potable disminuyó tras la Segunda Guerra Mundial. El temor al envenenamiento llevó al reemplazo de ese material por el cobre, que era considerado como una solución más segura.

En medio de todo esto, los plásticos llegaron a Europa alrededor de 1940, después de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, nuestro mundo moderno ha estado utilizando ampliamente varios grados de tuberías de plástico para plomería y alcantarillado (PVC, UPVC, PET) junto con cobre, hierro, concreto.

La tubería en México

En México las culturas prehispánicas mostraron grandes avances respecto a los sistemas de drenaje y plomería. Algunos de los ejemplos más sobresalientes han sido encontrados en la antigua ciudad de Tenochtitlán.

Hacia el México moderno y durante la dictadura de Porfirio Díaz se impulsaron diferentes obras de desagües en la Ciudad de México y en otras partes del país.

Durante el siglo XX, los hogares mexicanos fueron empleando diferentes tipos de materiales en las tuberías.

Desde el plomo al cobre, pasando por diferentes tipos de plásticos que se pueden conseguir en la actualidad.

Gracias al avance de la ciencia y la tecnología, hoy en día disfrutamos de los sistemas de plomería como fantásticas comodidades de la vida moderna. Muchos de ellos incluyen materiales de gran resistencia y eficiencia. Un ejemplo: el Polipropileno Copolímero Random mejor conocido como  PP-R.

Materiales eficientes: PP-R

Desde su desarrollo a principios de los 90, materiales como Polipropileno Copolímero Random (PP-R)

se han convertido en un lugar común debido a su durabilidad, rentabilidad y larga vida útil.

Las tuberías de PP-R son fabricadas en Polipropileno Copolímero Random. Por lo general, se ofrecen en color verde, y en diferentes tamaños de diámetro exterior. Las tuberías PP-R de Rotoplas, Tuboplus, se caracterizan por conducir agua en altas presiones y en temperaturas extremas. 

Rotoplas Tuboplus 2022

Extremadamente resistentes, las soluciones de Tuboplus cuentan con una durabilidad centenaria. Además su diseño de termofusionado permite que las conexiones y tubos sean perfectas evitando, de esa manera, fugas de agua.

Otras características de la tubería PP-R

Baja conductividad térmica. Al reducirse la pérdida o ganancia de frío/calor se obtienen como resultado sistemas energéticamente eficientes y costos de aislamiento más bajos.

Eficiencia ecológica y económica. Debido al bajo peso de este tipo de tuberías, su transporte, manejo e instalación no requiere grandes cantidades de consumo de energía o mano de obra.

Gran cantidad de aplicaciones. Este tipo de material es muy versátil y práctico. Se puede emplear tanto en una pequeña casa residencial como en un edificio, institución pública y hasta en una embarcación. Además su practicidad hace que sea perfecto en instalaciones pre-armadas, ya que gracias al diseño de uniones por termofusión se ahorra notablemente en tiempo y costos de instalación.

Comentarios

Escribe un comentario