Conoce la alternativa a la falta de drenaje en las comunidades rurales

El problema de la falta de drenaje en comunidades rurales puede parecer ajeno a la gran mayoría de la población, pero la verdad es que nos afecta a todos en mayor o menor medida. La solución debería descansar en la gestión gubernamental, pero sabemos que no siempre se resuelven estas situaciones; por lo que mientras llega un proyecto para crear nuevos acueductos, hay que tomar medidas inmediatas, que resuelvan los problemas.

Pensando en el bienestar de las personas, Rotoplas ha desarrollado la verdadera alternativa a la falta de drenaje en comunidades rurales: el baño húmedo.

baño húmedo

La falta de drenaje en comunidades rurales es problema de todos

La falta de drenaje en las comunidades rurales es un problema que ha perseguido a nuestro país durante décadas. Más que un lujo o un capricho, contar con un sistema de drenaje y tratamiento de aguas residuales es una necesidad real, pues la ausencia de estos se refleja en la calidad de vida de los habitantes de estos espacios y a largo plazo, afecta a todo el país.

Al no contar con sistemas de drenaje, las aguas negras y desechos desembocan a ríos, arroyos y lagunas, contaminándolas severamente. Esta contaminación no sólo afecta la vida de estos ecosistemas, sino que también tienen un impacto negativo en la comunidad, que muchas veces se sirven de estos cuerpos de agua para su consumo y riego de los campos. Entonces deja de ser un problema local, pues esos cultivos regados con aguas contaminadas también van a ciudades y pueblos cercanos, causando enfermedades. Lo que comienza con problemas de salud y complicaciones como hepatitis, enfermedades gastrointestinales, parásitos, cólera entre otros, se convierte en desnutrición y muerte de niños y personas vulnerables.

falta de agua

Algo tan relativamente simple tiene consecuencias serias en toda una sociedad. Si bien es cierto que en las ciudades es en donde se concentra la mayor cantidad de población, cuidar el saneamiento y ofrecer soluciones reales al problema de la falta de drenaje en localidades rurales es cuidar a todo el país. Contar con instalaciones sanitarias dignas, un lugar donde ir al baño y lavarse las manos puede hacer una gran diferencia.

Baño Húmedo: la alternativa a la falta de drenaje en zonas rurales

El baño húmedo es la respuesta de Rotoplas ante una necesidad real de las comunidades con rezago en el área de saneamiento ambiental, pues ofrece una solución integral, sustentable e independiente al problema de la falta de drenajes. De hecho, es precisamente su independencia a los sistemas de alcantarillado municipal lo que lo hace tan eficiente e innovador.

El baño húmedo es un sistema compuesto de una caseta que contiene un inodoro y un lavamanos. A su vez, estos se conectan a un tanque de almacenamiento de agua que garantiza un suministro constante de agua potable. Las aguas grises y negras generadas por esta instalación se derivan directamente a un biodigestor, que se encargará del tratamiento primario antes de devolverlas a la naturaleza.

¿Qué compone el baño húmedo?

Caseta

Elaborada en polietileno de alta densidad de doble pared, resiste impactos, luz ultravioleta y los embates climatológicos. No se decolora, resiste golpes y abolladuras, además es capaz de soportar 1 tonelada en la parte superior. Como si fuera poco, el sistema de doble pared mantiene una temperatura fresca y agradable. En su interior hay un inodoro estándar.

Tinaco

Este tanque de agua esta elaborado con polietileno de baja densidad de grado alimenticio. Su capa interna evita la reproducción bacteriana y mantiene el agua en perfecto estado por más tiempo, lista para ser usada.

Biodigestor autolimpiable

Es un equipo de tratamiento primario de aguas negras que emplea un sistema exclusivo de tratamiento anaerobio. Es un proceso natural, sin químicos añadidos, que no requiere electricidad ni combustible para su funcionamiento. Lo mejor es que este sistema no requiere mantenimientos costosos o especializados, pues es autolimpiable y sólo se debe vaciar la válvula de lodos una o dos veces al año.

Beneficios del baño húmedo

– El baño húmedo es la solución a los problemas de saneamiento de zonas rurales y alejadas, incluso puede usarse en proyectos u obras temporales, aumentando la calidad de vida de las familias o trabajadores.

– Es mucho más económico y eficiente que otras alternativas. Instalar un baño húmedo es mucho más práctico, rápido y económico que el uso de letrinas, fosas sépticas, pozos negros y otros. Como si fuera poco, tiene un funcionamiento superior no sólo a nivel estético y en la experiencia del usuario, sino en el tratamiento de los desechos.

– Reduce el riesgo de contraer enfermedades. Al proporcionar un lugar digno en el cual se ofrece un manejo adecuado de las aguas residuales antes de devolverlas a la naturaleza, se evita el ciclo de contaminación en el que se destruyen ecosistemas y se propagan infecciones virales y parasitarias.

– Promueve hábitos saludables como el lavado de manos, pues ofrece un lugar adecuado y práctico para hacerlo. De hecho, es posible ordenar una caseta doble que incluye una ducha, por lo que el hábito del baño con agua limpia será mucho más sencillo y estará al alcance de todos.

– Protege el ambiente. Al evitar el vertido de aguas negras en los cuerpos de agua superficiales y subterráneos, estamos cuidando el delicado equilibrio medioambiental.

– Es autosustentable. No se requiere conexiones a sistemas externos, no dependes del alcantarillado municipal ni de servicios de terceros. Una vez instalado, comenzará a funcionar sin requerir electricidad ni combustibles.

El baño húmedo es una solución eficiente, que tiene en cuenta todos los desafíos inherentes al lugar y que está orientada a ofrecer una mejor calidad de vida para sus habitantes. Independencia, comodidad e higiene, el baño húmedo es justo lo que necesitan en las comunidades rurales.

¿Qué es una tolva?

Las tolvas son dispositivos con un amplio rango de aplicaciones dentro de los ámbitos industrial y agrícola. Si bien para un ojo poco entrenado una tolva no difiere mucho de un tanque normal, la verdad es que hay muchas diferencias en cuanto a uso, aplicaciones y forma.

Para evitar confusiones, malentendidos y expandir tu conocimiento, hoy queremos contarte qué es una tolva y todos los detalles relacionados, además de las características y ventajas de las tolvas Rotoplas.

Definición de tolva

Una tolva es un tipo de tanque industrial que puede tener distintas dimensiones y capacidades, pero que tienen en común una característica: su fondo tiene forma cónica, similar a un embudo. Este detalle de diseño no es al azar y de esta forma depende su versatilidad y los usos específicos, pues permiten el drenaje completo del tanque además de un control del flujo de su contenido.

tolva

En un tanque de fondo plano siempre quedará un pequeño residuo en la parte inferior, puedes hacer la prueba con un vaso de agua o una botella: por más que la voltees para vaciar, siempre quedarán unas gotas en el fondo.

Al tener paredes inclinadas en el fondo, además de un agujero de salida, la gravedad ayudará a que todo el contenido salga de la tolva. Esto no sólo reduce las mermas, sino que permite cálculos precisos de cantidades, e incluso, es más fácil limpiarlo y evitar que un producto nuevo se contamine con los restos del anterior.

Las tolvas suelen tener capacidades de gran talla, pues se destinan al depósito y canalización de diversas sustancias, sólidas o líquidas en el ámbito industrial. Suelen ir montadas en una base. Su forma y diseño permite hacer la carga de la sustancia que se almacenará por la parte superior, y su descarga se hace por la parte inferior.

La parte cónica tiene una inclinación particular, que determinará la velocidad y volumen de salida del contenido y la hará más eficiente para algunas tareas en específico.

¿Para qué sirven las tolvas?

Gracias a su diseño, las tolvas son tanques especializados que permiten descargar con facilidad su contenido. El embudo cónico del fondo permite que salga por completo el contenido almacenado con facilidad, pero también pueden servir para separar sólidos de líquidos por decantación.

Las tolvas también permiten dosificar líquidos de manera eficiente y también se pueden instalar herramientas o maquinaria en la parte inferior para ejecutar procesos como triturar, moler, pulverizar, entre otros. Dicho esto, las tolvas son unos dispositivos increíblemente versátiles que pueden usarse para:

– Tratamientos de aguas servidas

Las tolvas con pendientes más pronunciadas (de 55° y menos) pueden usarse para el tratamiento primario de aguas servidas por decantación. Este proceso ocurre de forma natural y busca separar dos sustancias que tienen densidades diferentes. Esto se logra dejando reposar la mezcla y permitiendo que la gravedad haga su trabajo; pero si se hace este proceso en una tolva, será mucho más sencillo.

agua tratada

El uso de la tolva permite disponer de los lodos o residuos sólidos que se depositan en el fondo; pues se puede abrir una válvula en la parte inferior para dejarlos salir y dejar en el interior del tanque el agua lista para continuar su proceso.

– Tanques de decantación

La decantación es un proceso físico simple que se usa en diferentes industrias, sobre todo en el proceso de materias primas, así que las tolvas pueden usarse en la industria alimenticia para producir aceites, vinos  y miel, además de plantas de agua. Una tolva hace que el proceso de separación de sustancias sea mucho más eficiente por su diseño.

– Almacenar y dispensar ingredientes secos o húmedos

La forma cónica del fondo de las tolvas actúa como un embudo que regula la velocidad y cantidad que se dispensa. Esto resulta particularmente útil a nivel industrial, cuando hay que manejar sustancias secas o húmedas que requieren cierta precisión o que deben trasvasarse de un contenedor a otro.

Una tolva puede usarse para canalizar sustancias de un tanque a una maquinaria como molinos, trituradoras, entre otras, que se adaptarán en el orificio de salida.

– Procesar líquidos espesos

El traslado, almacenamiento y proceso de líquidos viscosos y espesos puede suponer un reto, en la medida en que por su densidad es complicado manipularlo sin causar derrames o desperdicios, además que fluyen de forma diferente y es difícil regular su salida si es que se quiere dosificar. El uso de tolvas permite el manejo preciso de este tipo de sustancias, sin desperdicios.

Conoce las tolvas Rotoplas

  • Las tolvas Rotoplas están elaboradas en polietileno de alta densidad HDPE, 100% virgen y de una sola pieza. Esto las hace más resistentes a roturas y corrosión, además de hacerlas más fáciles de limpiar, pues no hay uniones ni junturas.
  • Pueden usarse para almacenar agua, cloruro, fosfatos, ácidos y más de 300 sustancias químicas de forma segura. Gracias a su estructura reforzada y materiales de calidad, resisten el contacto con sustancias corrosivas y densas.
  • Las tolvas son de grado alimenticio. Pueden usarse para almacenar agua o cualquier tipo de alimentos, sin alterar sus cualidades organolépticas, es decir que no alteran el color, sabor ni olor de las sustancias almacenadas.
  • El material de las tolvas Rotoplas inhibe el crecimiento bacteriano, evita la formación de microorganismos nocivos y no produce humedad.
  • Las tolvas Rotoplas se elaboran con un material traslúcido, graduado y puedes encontrarlas en diferentes capacidades, tamaños y ángulos de inclinación. Hay una que puede adaptarse con facilidad a tus necesidades.

La importancia de almacenar agua en época de calor para ganado

Es innegable la importancia del agua para la cría de ganado, pues de ella dependen la producción de leche materna e incluso su salud. La cantidad de agua que requieren los animales de ganado depende además del tipo de alimento que consuman, los factores medioambientales, entre otros, así que resulta esencial tener siempre a disposición de los animales abundante agua limpia y fresca, sobre todo en las temporadas más cálidas del año.

Almacenar agua en época de calor de forma adecuada, usando contenedores especializados como los tanques verticales Rotoplas se convierte en una muy buena ventaja para asegurar el acceso de este recurso en todo momento.

La importancia del agua para el ganado

El agua resulta un recurso fundamental para todos los seres vivos, pero en el caso del ganado es tan vital que la pérdida del 20% del agua corporal puede resultar fatal para el animal. Este recurso también tiene un impacto directo en las funciones productivas y en la producción de sus alimentos.

Escatimar en el uso y almacenamiento del agua se transformará en pérdidas y gastos extras por la salud deteriorada de los animales. Si el animal consume forraje fresco y verde, extraerá de allí al menos el 70% de su requerimiento de agua, así que el resto debe consumirse en un bebedero. Si por el contrario consume forraje seco como el heno, la demanda de agua será mayor.

Agua para ganado

Cada bovino será capaz de autorregular la cantidad de agua que bebe, es decir, que tomará la que necesite para compensar sus necesidades. La cantidad de agua que consume el ganado dependerá del objetivo productivo, sin importar si es de leche o engorde, el animal siempre debe tener agua limpia a libre consumo, sin racionamiento. Intentar restringir o racionar la cantidad de agua que se consume es contraproducente.

Las cantidades de agua que consumen un animal pueden ser superiores a lo que puedas creer. En líneas generales, un bovino adulto consume entre el 8 y 10% de su peso vivo en agua; lo que se traduce entre 25 a 50 litros por día. Pero si se trata de una hembra preñada, consumirá mucho más y si es lechera, la demanda aumentará llegando incluso a los 110 litros al día.

Es importante notar que el requerimiento del animal se eleva durante las épocas de calor hasta un 30% a 60%. De este modo, un animal que tomaba 45 litros al día, en épocas de calor puede tomar 65 litros. Si tienes muchas cabezas de ganado, entonces el almacenaje de agua se hace aún más prioritario pues requerirás tener la capacidad de satisfacer las demandas de agua durante esas temporadas cálidas.

¿Qué pasa si no hay suficiente agua?

Los seres vivos no pueden vivir mucho tiempo sin agua y esto es más evidente en el caso del ganado, que caería muerto en poco tiempo o presentaría enfermedades. Pero si el problema está más relacionado con la calidad del agua o las cantidades limitadas, entonces las consecuencias serán un poco menos evidentes a simple vista pero tendrían un impacto negativo increíble para el productor.

sequia

Cuando el ganado no dispone de suficiente agua, comenzará a comer menos. Esto se traduce en mediano y largo plazo como la reducción de peso del animal y el descenso de la producción de leche. Al perder peso, el sistema inmune se debilita y hace más propenso al animal a cualquier tipo de infecciones oportunistas, que pueden acabar con su vida. Como si fuera poco, durante la época de calor el animal que no tiene acceso al agua y la sombra para disipar su temperatura, comenzará a sufrir de estrés térmico y esto hará que disminuya su desempeño productivo.

La calidad del agua importa

La cantidad de agua que consume el animal es importante, pero también es necesario prestar atención a la calidad. De nada vale que el ganado tenga muchísima agua a su disposición si está contaminada y lo enferma con parásitos. No es suficiente con almacenar agua de cualquier modo y en cualquier lugar. La calidad del agua tiene un impacto directo en la salud del animal, así que conservar el agua de forma improvisada no te permitirá mantener las características físico-químicas necesarias para cuidar el bienestar del ganado. El agua contaminada contiene parásitos, bacterias y otros microorganismos patógenos que pueden enfermar al animal y reducir la producción y salud de todo el hato.

Cómo garantizar agua de calidad para el ganado

Para que el agua se considere apta para el consumo ha de cumplir con las siguientes características:

– Debe lucir cristalina, no puede tener olores ni sabores extraños, nunca debe lucir turbia.

– Debe carecer de materia orgánica

– Debe estar libre de residuos químicos

– Debe estar libre de bacterias y microorganismos.

El agua que proviene de fuentes seguras, como el suministro municipal, el agua de lluvia recolectada de forma adecuada, o el agua que ha sido sometida a un tratamiento sencillo como un filtro estándar puede almacenarse en un tanque vertical cerrado, elaborado en materiales de grado alimenticio que no alteren el sabor ni olor del líquido almacenado como los de Rotoplas. Si estará expuesto en el exterior, el tanque debe ser de color negro para evitar que los rayos del sol estimulen el crecimiento de algas y microorganismos. Los tanques deben limpiarse al menos una vez al año.

Por otra parte, los bebederos también deben mantenerse con las normas de higiene elementales, incluyendo limpieza regular con productos adecuados. Los bebederos deben ser de fácil acceso y deben estar ubicados de forma que el agua no se mezcle con los desechos de los animales. Lo ideal es que no estén demasiado lejos de los establos, no sólo para facilitar su mantenimiento sino que además no obligará al animal a recorrer grandes distancias para poder satisfacer sus necesidades en las épocas de más calor.

Temporada de sequía: ¿cómo guardar agua en tanques?

El acopio de agua es imprescindible en la industria agrícola, sin importar la escala de la producción. Contar con los niveles de lluvia como forma primordial de riego es bastante incierto, sobre todo con la variación y déficit hídrico causado por el calentamiento global. Además, la temporada de sequía puede extenderse o resultar aún más cálida que de costumbre.

Tanque Nodriza

Guardar agua de forma adecuada para la temporada de sequía se convierte en una prioridad. ¿El sistema más eficiente? Los tanques verticales cerrados Rotoplas, sin lugar a dudas pues no sólo son una solución para una necesidad inmediata, sino que permanecerá durante décadas.

¿Por qué preferir los tanques de agua?

La temporada de sequía debe tomarse con mucha más seriedad que en el pasado, pues por las veleidades climáticas ocasionadas por el calentamiento global no hay muchas certezas en cuanto a su duración e intensidad. Además, el déficit de agua de calidad es un problema a nivel mundial. A veces el sistema municipal de acueductos no se da abasto para atender la demanda, o sencillamente es complicado el acceso porque estás ubicado en un lugar rural o alejado de la red de acueductos. Sea cual sea la situación, se hace imprescindible con un método de almacenamiento hídrico que sea confiable y eficiente.

Existen diversos métodos de almacenamiento de agua, unos más efectivos que otros. Los depósitos de agua se cavan en el suelo y se usa algún material aislante (o no, dependiendo de la técnica) para poder almacenar agua. Si bien resultan más o menos económicos, requieren mucho espacio y el agua almacenada no resulta de la mejor calidad pues está expuesta a muchos contaminantes.

Los tanques de agua son una solución eficiente, en la medida en que resultan compactos, pueden ser instalados en interiores y exteriores; además que puedes adquirirlos en el tamaño que te convenga. Son ligeros, fáciles de instalar y transportar además de tener una larga vida útil. Si adquieres tanques de buena calidad, entonces podrás reutilizarlos durante varias décadas. Son la mejor inversión en tiempos inciertos donde los ciclos naturales se han visto tan alterados.

Los tanques de agua Rotoplas, por ejemplo, están fabricados en polietileno de alta densidad 100% virgen, de grado alimenticio. Si bien se utilizan para almacenar agua, pueden usarse para químicos y hasta alimentos pues no alteran el sabor ni olor de los mismos. Por su versatilidad, durabilidad y resistencia son el estándar de calidad dentro del mercado.

¿Cómo guardar agua en tanques de almacenamiento?

El primer paso para guardar agua en tanques es determinar las necesidades que debes cubrir y por cuánto tiempo podrás cubrirlas con esa cantidad de agua. Digamos que si tu gasto diario de agua regando un pequeño cultivo por medio de un sistema de goteo (que es uno de los más eficientes y que permite ahorrar montones de agua) es de 100 litros al día, entonces si adquieres un tanque de 2500 litros podrás abastecer tu cultivo por 25 días.

Estas necesidades son muy particulares, así que es importante que hagas tus propios cálculos, sin dejar por fuera otros gastos. Puedes pensar incluso en adquirir varios tanques que distribuirás en el terreno, de este modo será más sencillo atender cada zona. Rotoplas pone a tu disposición tanques de 450 a 2500 litros. 

Una vez hecho el cálculo necesario, que sepas el volumen que requieres, has de decidir dónde irán instalados los tanques. Un tanque de agua puede ser ubicado en el exterior o en el interior, y según su emplazamiento decidirás qué tipo de tanque adquirir.

Si decides hacer la instalación en el exterior, los tanques deben ser preferiblemente de color negro y contar con protección contra los rayos UV. Esto evitará el crecimiento de algas y otros microorganismo en el interior del tanque, además alargará su vida útil pues no se resquebrajarán por acción de los rayos solares directos. Los tanques Rotoplas incluyen estas características básicas en todos sus modelos y tamaños.

Los tanques verticales deben ser apoyados en una superficie plana, capaz de soportar el peso del tanque completamente lleno. Asimismo, se recomienda que la base tenga un borde de al menos 60 centímetros que permita que se pueda acceder al tanque sin mayor incomodidad.

Debes evitar apoyar el tanque en vigas o en el terreno natural, pues las irregularidades en el terreno deformarán el tanque y causarán su funcionamiento inadecuado, incluso podría llegar a romperlo o agrietarlo.

Una vez ha sido instalado el tanque en la base adecuada, se puede proceder al llenado con agua. Luego de que ha alcanzado el nivel máximo, es necesario ajustar la tapa para evitar la entrada de partículas como tierra o sedimentos, además de bacterias que afectarían la calidad del agua. Esto permitirá que el agua se conserve en perfecto estado por mucho más tiempo, incluso superar la barrera de los 6 meses que es lo recomendado.

Aún cuando los tanques Rotoplas cuenten con un recubrimiento que retrasa el crecimiento bacteriano, es importante hacer limpieza y mantenimiento al tanque al menos una vez al año, mejor si se hace cada 6 meses. De este modo se evita la proliferación de bacterias y agentes patógenos que pueden afectar a las personas y a tus cultivos. Vaciar, limpiar y volver a llenar es un proceso sencillo que aumentará el periodo de vida útil de tu tanque de agua y conservará la pureza y calidad del agua almacenada.

Uso del agua en la agroindustria: ¿Por qué es fundamental?

Para producir ese jugo de naranja que tomaste al desayuno se emplearon 50 litros de agua. Para el chocolate de la tarde 2400 litros y la a taza de café, 140 litros. El agua es un recurso necesario no sólo para la salud de los seres vivos, sino para poner en marcha toda la industria agroalimenticia.

Desde el cultivo de la materia prima hasta en cada uno de los procesos industriales, así como el transporte desde el campo al supermercado, en cada uno de estos pasos está involucrado el vital recurso. El uso del agua en la agroindustria es fundamental y por lo tanto debe optimizarse, con miras de garantizar su aprovechamiento sostenido. La vida humana depende en gran medida de la producción alimentaria, así que este es un aspecto prioritario de inversión.

Uso del agua en la agroindustria

El uso del agua dentro de la agroindustria es variado, pues se encuentra en todas y cada una de las etapas. Puede abarcar procesos de limpieza de la materia prima, maquinarias y lavado de manos, así como ser parte de las recetas del producto procesado; es utilizada también durante la fabricación de los empaques, sin mencionar la utilizada para el riego al cultivar la materia prima.

Agroindustria vacas

Desde esta perspectiva el concepto de huella hídrica resulta muy valioso, porque nos obliga a evaluar el costo hídrico de la obtención de un producto incluyendo cada uno de las etapas por las que transcurre, incluyendo su procesamiento y preparación; entendiendo el proceso como un todo.

Dentro de la industria agrícola, el punto más sensible es el riego, pues es en donde se requiere mucha más cantidad de agua. Regar es necesario, pues es la única forma de garantizar la producción de alimentos de calidad de forma constante y regular. Si bien es posible obtener ciertos productos con cultivos al secano (es decir, que depende del riego natural de la lluvia, sin intervención humana), la cantidad de estos nunca será tan elevada y constante como cuando se emplea la agricultura de regadío.

Por supuesto que todo depende de las condiciones atmosféricas y geográficas, además del tipo de cultivo, pero las estadísticas apuntan a que es mucho más eficiente crear sistemas de riego si se quiere producir alimento en cantidad. En efecto, se estima que un cultivo de regadía produce 3 veces más cantidad de alimentos que uno secano. De aquí la importancia de invertir en sistemas de riego y almacenamiento de agua que permitan hacer un uso eficiente del recurso, tanto para maximizar los niveles de producción (y ganancia) como para proteger el medio ambiente.

¿Por qué es tan importante optimizar el uso del agua en la agroindustria?

Es imposible hablar de seguridad alimentaria sin tocar el tema de la disponibilidad hídrica. El uso del agua en la agroindustria es el eje fundamental sobre el cual deben apoyarse cualquier programa para incrementar los niveles de producción de alimentos en cualquier país. Esto no es una exageración, pues de toda el agua dulce que se extrae a nivel mundial, al menos el 70% se destina al cultivo de alimentos.

Optimizar el uso del agua en la agroindustria es una necesidad imperiosa, pues se espera que la población mundial siga en aumento y para poder responder a las necesidades alimenticias es necesario hacer un uso más racional y eficiente.

Uso del agua en la agroindustria: ¿Por qué es fundamental?

Se estima que para el año 2050 se debe aumentar la actividad agrícola hasta en un 70% para poder satisfacer las demandas básicas de alimento de la población del mundo en desarrollo; y para poder lograrlo es necesario mejorar la eficiencia con la que se emplea el agua dentro de la agroindustria dentro del cultivo con riego.

Es paradójico que para garantizar la seguridad alimentaria hace falta aumentar de forma sostenible la producción agrícola, pero al mismo tiempo se deba reducir la cantidad de agua que se emplea en este sector. La actividad agrícola es el principal consumidor de agua a nivel mundial, y esto sigue aumentando, pues como mencionamos, hay una demanda mayor para la producción de alimentos para una población en constante crecimiento.

El reto están en la creación de estrategias para mejorar la productividad del agua en la agricultura. Desde sistemas de riego más eficientes, como el riego por goteo que evita el desperdicio del agua, hasta el acopio, tratamiento y devolución de las aguas servidas de las zonas urbanas para la producción agrícola. Es necesario invertir en sistemas de riego y drenaje, además de almacenamiento adecuado de agua.

Es cierto que necesitamos asegurar suficiente agua, de buena calidad, apta para el consumo humano y los procesos biológicos, pero resulta imprescindible hacer hincapié en la necesidad de mantener los ecosistemas naturales pues sin ellos es imposible mantener el equilibrio necesario para sostener el ritmo de purificación y regulación del agua. Por esto es necesario alcanzar un balance entre la conservación de la biodiversidad y el ambiente y la necesidad de transferir el agua a zonas determinadas para la producción de alimentos; además de seguir con las estrategias para minimizar el efecto del calentamiento global.